Cómo pedir dinero prestado con cabeza ◄◄

Cómo pedir dinero prestado con cabeza

El préstamo es una solución que funciona cuando en un momento dado te falta dinero o aparece una ocasión de lujo para comprar productos o darte el gusto de unas vacaciones a un precio irrepetible.

Por este motivo es que los préstamos son populares entre personas de cualquier edad, y hay multitud de razones para pedirlos.

Aunque parezca mentira, no solo están destinados para las personas que sufren problemas financieros, sino también para los que los consideran como una forma de llevar a cabo planes espontáneos o cumplir pequeños sueños.

Sin embargo, para no dejarse llevar por la ilusión del dinero fácil, hay que saber cómo aprovechar los préstamos con cabeza y evitar el estrés y la frustración causados por la falta de control sobre las finanzas y obligaciones.

Te contamos en este artículo lo que necesitas conocer sobre cómo pedir dinero prestado con cabeza y que no te termine complicando la vida o trayéndote mayores problemas financieros.

Acompáñanos y enterate de todo…

Pide solo lo que necesites

Pide solo lo que necesites

Uno de los errores más frecuentes a la hora de pedir préstamos es solicitar una suma mayor de la que se necesita. A mucha gente le tienta pedir el mayor importe que el prestamista puede ofrecer. Y cuando les hacen la transferencia, se gastan el dinero con una facilidad pasmosa.

Esto como te decimos es un GRAVE error, porque si no pides el dinero teniendo en cuenta tus posibilidades financieras reales, puede que no tengas los fondos suficientes para devolverlo una vez llegue el plazo.

Créenos que es el camino más fácil para caer en una espiral de deudas. Por lo tanto, antes de enviar la solicitud, es importante meditar bien qué importe necesitas y analizar si serás capaz de devolverlo íntegramente y en los plazos acordados.

CONSEJO: Si te parece que puedes tener problemas para saldar tu deuda, mejor pide algo menos y consigue el importe que te falta de otra forma, por ejemplo trabajando horas extra.

Elige un plazo de devolución sensato y acorde a tus posibilidades

Elige un plazo de devolución sensato

Los bancos y las instituciones financieras ofrecen préstamos con plazos de devolución distintos. En el caso de los préstamos rápidos online, pueden oscilar entre los 5 y los 30 días.

Cuanto más extenso sea el plazo, mayor será el coste del préstamo, por eso los clientes suelen elegir una fecha de devolución del préstamo más cercana para ahorrar en intereses.

Sin embargo, este razonamiento puede conducirte a una trampa, ya que si no adaptas el plazo de devolución a tus posibilidades, puede que el día que tengas que devolver el préstamo no tengas los fondos suficientes en tu cuenta bancaria.

Por consiguiente, si no cuentas con ingresos regulares o tus clientes no te hacen transferencias a tiempo, elige un plazo más extenso por seguridad, incluso aunque pagues algo más de intereses.

De esta forma, evitarás que el prestamista te imponga penalizaciones por incumplir las condiciones del contrato.

Elige prestamistas de confianza

Elige prestamistas de confianza

La última regla, pero no por ello menos importante, es que solo debes recurrir a los servicios financieros de instituciones contrastadas y dignas de confianza.

Si es la primera vez que contactas con una empresa, primero léete el reglamento de su página web y asegúrate de que incluya los datos de registro de la compañía. Y todas las condiciones del préstamo: tasas de intereses, plazos de devolución, cualquier otro costo “oculto”, etc.

Si tienes cualquier pregunta sobre su oferta, no dudes en contactar con su departamento de atención al cliente.

Los prestamistas honrados responderán a todas tus dudas y preguntas y, si fuera necesario, te ayudarán a pasar los trámites relacionados con la solicitud del préstamo.

Los préstamos pueden suponer, en muchos casos, la única solución para salir de problemas financieros momentáneos o cuando necesitas urgentemente fondos en tu cuenta bancaria.

Recuerda pedir préstamos siempre con cabeza, de forma sensata y de acuerdo con tus necesidades financieras reales 💰

 

Si te ha gustado este artículo y te ha sido útil, ayúdanos a compartirlo con más personas para que se beneficien de esta información. ¡Desde ya muchas gracias! 😉

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (RGPD) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

– Responsable: Ramiro Rementería.

– Finalidad: la finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este sitio web.

– Legitimación: tu consentimiento de que quieres comunicarte con nosotros.

– Destinatarios: los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD.

– Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!