Seleccionar página

Síntomas físicos de la ansiedad

Síntomas físicos de la ansiedad

Los trastornos de ansiedad y la depresión son dos de los trastornos psicológicos que más se dan en la población a nivel mundial. Si has llegado hasta aquí seguramente es porque te estás preguntando cuáles son los síntomas físicos de la ansiedad y cómo saber si tienes ansiedad.

Además, querrás saber qué tratamientos existen para la ansiedad y qué medidas puedes tomar en tu día a día.

Sigue leyendo, y entérate de todo a continuación…

¿Qué es la ansiedad?

Mujer con sintomas físicos de la ansiedad

La palabra “ansiedad” proviene del latín anxietas. Esta palabra puede traducirse como inquietud, agitación o desasosiego del ánimo.

La ansiedad es una enfermedad mental muy frecuente que lleva a quien la sufre a sentir un miedo irracional ante ciertas situaciones, generalmente cotidianas, que no son desde un punto de vista objetivo amenazantes.

En un primer momento un trastorno de ansiedad puede parecer no grave, motivo por el cual muchas veces no se le da tratamiento. Sin embargo, cuando un trastorno de ansiedad no se trata no solo que no desaparece, sino que suele comenzar a afectar diversas áreas de la vida de la persona. Y en algunos casos la incapacita de muchas maneras.

Una respuesta adaptativa

Para entender el concepto de ansiedad debemos destacar que la ansiedad es una respuesta adaptativa del ser humano que nos prepara para sobrevivir ante situaciones amenazantes. Motivo por el cual cumple una función muy importante y necesaria en nuestra vida.

No obstante, cuando la ansiedad aumenta de manera desproporcionada en intensidad sin que existe objetivamente un motivo que lo amerite, se puede estar ante una ansiedad disfuncional.

Esta tensión se manifiesta tanto por medio de una tensión emocional como mediante síntomas somáticos.

Podemos decir que la ansiedad es un estado generalizado de inquietud y agitación, desagradable para quien la padece, que se caracteriza por anticiparse al peligro, el cual en ocasiones ni siquiera existe, con predominancia de síntomas psíquicos y una sensación de peligro inminente y catástrofe. Quien la padece puede incluso creer y/o sentir que su vida corre grave peligro.

Cabe destacar que la ansiedad y la respuesta que se activa ante ésta puede ser desencadenada tanto por motivos externos como por motivos internos (como pensamientos, imágenes mentales, etc.).

Síntomas de la ansiedad

Hombre con ansiedad agarrándose la cabeza

La ansiedad se manifiesta mediante un triple sistema de respuesta: a nivel fisiológico, cognitivo y conductual.

A nivel fisiológico con sensaciones “físicas” de ansiedad (o síntomas físicos de la ansiedad), a nivel cognitivo con pensamientos de ansiedad y a nivel conductual con conductas ante la ansiedad, casi siempre de evitación.

Los síntomas de la ansiedad suelen darse más en las mujeres que en los hombres. En una proporción de 2 a 1.

A continuación, te contaremos cuáles son los principales y más frecuentes síntomas físicos de la ansiedad que se suelen sufrir.

¿Cuáles son los síntomas físicos de la ansiedad?

Hombre con dolor de espalda

Entre los síntomas físicos de la ansiedad se pueden mencionar:

  • Agitación y tensión
  • Aumento del ritmo o frecuencia cardiaca
  • Sudoración
  • Respiración acelerada (hiperventilación) y dificultad para respirar
  • Dolor en la garganta
  • Temblores o estremecimiento
  • Sensación de desmayo
  • Dolor en el cuello o en la cabeza
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Boca seca

Además, al igual que otras enfermedades la ansiedad puede estar relacionada con otras patologías (síntomas físicos secundarios de la ansiedad) tales como:

  • Hipertensión arterial
  • Gastritis crónica
  • Hipotiroidismo
  • Fibromialgia
  • Asma bronquial
  • Diabetes mellitus tipo 2
  • EPOC
  • Anemia leve
  • Rosácea
  • Acné
  • Neuropatía diabética
  • Migraña y cefalea mixta
  • Parálisis facial izquierda periférica
  • Laringitis crónica
  • Glaucoma

Los síntomas físicos secundarios de la ansiedad en muchas ocasiones se padecen sin que la persona sea consciente de que el problema es un trastorno de ansiedad, lo que lleva a realizar consultas con cardiólogos, neumólogos, neurólogos, etc., antes que con el psiquiatra.

Es importante si se piensa que se está padeciendo un trastorno de ansiedad y se tiene tanto síntomas físicos primarios de la ansiedad como secundarios se realice una consulta con un médico psiquiatra.

Cabe destacar que no en todos los casos se presentarán todos estos síntomas; la mayoría de las veces solo se padecen algunos. Y pueden ser tanto leves o moderados como graves. Esto dependerá de cuál sea el desencadenante y la reacción de quien la padezca.

Tratamientos disponibles para la ansiedad

Mujer en tratamiento de psicoterapia para la ansiedad

Entre los tratamientos disponibles y efectivos para la ansiedad y los problemas relacionados se pueden mencionar los siguientes:

  • Terapia Cognitivo-Conductual
  • Tratamientos farmacológicos
  • Grupos de apoyo

Independiente del tratamiento que se lleve a cabo lo más importante es que antes la presencia de síntomas físicos de ansiedad o de síntomas emocionales, se consulte de inmediato a un profesional de la salud calificado. Ya que, como dijimos antes, si los trastornos de ansiedad no son tratados tienden a empeorar perjudicando todas las áreas de la vida.

Conseguir ayuda de forma temprana ayudará a evitar que aparezcan otros problemas y la situación empeore.

Si estás considerando buscar ayuda profesional una buena opción puede ser recurrir a psicólogos online capacitados y calificados para apoyarte y ayudarte.

Consejos de estilo de vida para aliviar la ansiedad

Consejos de estilo de vida

Si bien lo más importante es que busques ayuda profesional, también hay algunas medidas que puedes tomar o implementar en tu vida cotidiana que te serán de ayuda.

No las tomes como una alternativa al tratamiento médico profesional, sino que tenlas en cuenta como medidas complementarias.

Dieta

Tener una dieta libre de comida rápida y estimulantes como alcohol, tabaco o café será de ayuda. Además, consumir alimentos frescos y naturales, sin procesar, como verduras y frutas también es recomendable.

Tener buenos hábitos a la hora de comer como comer en un lugar tranquilo y sin apuro también será de ayuda.

Hacer ejercicio

El ejercicio físico regular puede ser muy bueno para calmar las preocupaciones y la ansiedad.

Realizar ejercicio físico 30 minutos cada día o al menos tres veces por semana aumentará tu sensación de bienestar.

Dormir y descansar bien

Una de las peores cosas que puedes hacer si tienes ansiedad es no dormir bien. Crear una rutina que te ayude a descansar de manera adecuada es fundamental.

Y si tienes problemas para dormir háblalo con tu médico y evalúa las opciones o soluciones que tienes a tu disposición.

Aprender técnicas de relajación

La meditación, el yoga y algunas técnicas de relación pueden ser grandes aliados para combatir la ansiedad, el estrés y las preocupaciones.

Iniciar una nueva actividad

Comenzar actividades nuevas nos predispone a dejar de pensar en las preocupaciones y centrarnos en esta nueva actividad.

Puede ser música, jardinería o cualquier otro tipo de actividad que te interese y que quizás vienes postergando desde hace tiempo. Ahora puede ser un gran momento para iniciar.

Relacionarse más

Pasar más tiempo con familiares y amigos, o buscar un grupo en donde puedas conocer a otras personas como un voluntariado o un grupo de apoyo puede ser una gran opción para mejorar tus problemas de ansiedad.

Ante la duda consulta siempre con tu médico

Si tienes ansiedad, ya sea que padezcas síntomas físicos de la ansiedad como síntomas emocionales o cognitivos, antes de tomar cualquier decisión que pueda afectar tu salud, como tomar algún medicamento o producto de herbolario, primero consulta con un médico de confianza.

 

***Nunca te automediques ni hagas nada que comprometa tu salud sin antes haberes ocultado a un médico o profesional de la salud competente***

 

¿Cuándo consultar con un profesional de la salud?

Si se dan las siguientes circunstancias deberías consultar con un profesional de la salud:

  • Si te sientes demasiado preocupado o preocupada y ves que esto está interfiriendo en tus actividades cotidianas (en tu trabajo, en tus relaciones y en otros ámbitos de tu vida).
  • Si tu miedo o preocupación te está provocando malestar y te resulta difícil controlarlo.
  • Si a raíz de sentirte ansioso o ansiosa estás recurriendo al consumo de alcohol o drogas para aliviar los síntomas deberías consultar de inmediato con un médico.
  • Si crees que tu ansiedad podría estar relacionada o deberse a algún problema de salud físico.
  • Si tienes o has tenido pensamientos o conductas suicidas.

Nunca presupongas que tus problemas de ansiedad se irán por si solos. Consulta con un profesional de la salud mental de inmediato antes de que el problema empeore. Si obtienes ayuda pronto las probabilidades de tener éxito con un tratamiento son muy altas.

Conclusión: Síntomas físicos de la ansiedad

Mujer con dolor de pecho

Sentirse un poco ansioso o ansiosa y tener nervios o preocupaciones de vez en cuando puede ser normal. Sin embargo, cuando la ansiedad está perjudicando nuestras relaciones, nuestro trabajo u otras áreas de nuestra vida, es importante buscar una solución porque se puede estar ante un trastorno de ansiedad que requiere ayuda profesional.

Los trastornos de ansiedad pueden incapacitar a la persona impidiendo que lleve a cabo sus actividades cotidianas, e imprimir graves sentimientos de angustia y desánimo.

Si bien es una enfermedad que hace que quien la padezca sufra mucho, si se lleva a cabo un tratamiento adecuado la probabilidad de tener éxito son muy altas.

Estos tratamientos pueden ser de carácter psicoterapéutico o farmacológico, o en algunos casos una combinación de ambos. Y tienen siempre el objetivo de que la persona recupere su funcionalidad habitual y lleve una vida normal.

 

IMPORTANTE: Esta información solo es educativa. No pretende sustituir el diagnóstico, consejo o tratamiento médico. Consulta a tu médico si tienes dudas sobre tu salud.

 

Si te gustó este artículo, también te va a interesar:

 

Si te ha gustado este artículo y te ha sido útil, ayúdanos a compartirlo con más personas para que se beneficien de esta información. ¡Desde ya muchas gracias! 😉

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (RGPD) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

– Responsable: Ramiro Rementería.

– Finalidad: la finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este sitio web.

– Legitimación: tu consentimiento de que quieres comunicarte con nosotros.

– Destinatarios: los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD.

– Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!