✅ Depresión luego de TERMINAR una RELACIÓN LARGA o Depresión por Ruptura Amorosa ✔ 【Actualizado 2019】

¿Existe la depresión luego de terminar una relación larga o “depresión por ruptura amorosa”?

Muchas veces el amor y las relaciones de pareja son gratificantes y nos reportan grandes satisfacciones.

Sin embargo algunas veces éstas terminan y pueden ser momentos realmente muy angustiantes y dolorosos, sobre todo cuando se ha estado con la pareja por un largo periodo de tiempo.

Muchas personas dicen sentirse deprimidas luego de haber terminado una relación, pero: ¿Es realmente posible caer en una depresión por una ruptura amorosa?

O dicho en otras palabras: ¿Se puede tener una depresión por una ruptura?

Y si esto sucede… ¿Cómo se debe combatir? ¿Qué hay que hacer para superarla?

Entérate de todo en este artículo…

¿Existe la “depresión por ruptura sentimental”?

Existe la “depresión por ruptura sentimental”

Como dijimos una ruptura amorosa o sentimental normalmente suele ser difícil de sobrellevar, para ambas partes, tanto para la persona dejada como para quien deja.

No obstante hay diversos factores que influyen en la intensidad con la que se viva esta experiencia y de las circunstancias en las que se dé, principalmente cuando no es una separación de mutuo acuerdo.

Lo más normal es que inmediatamente después de la ruptura se den síntomas como sufrimiento, tristeza, dudas, falta de ganas de realizar actividades que antes se disfrutaban y tendencia a aislarse.

Sin embargo hay que aclarar que desde el punto de vista médico no existe un diagnostico como “depresión por ruptura”.

Aunque sí puede suceder a veces que una ruptura amorosa provoque una depresión reactiva, e incluso en algunos casos si el proceso de duelo no se cierra correctamente puede ser la causa de una depresión mayor.

Pero en la mayoría de los casos lo correcto sería hablar de un “proceso de duelo”, ya que es una reacción normal y no patológica, por el hecho de haber perdido algo que para nosotros era importante.

A veces este duelo puede ser un proceso largo que pasa por distintas etapas o fases.

Etapas o fases del proceso de duelo luego de una relación larga o ruptura amorosa

Etapas o fases del proceso de duelo luego de una relación larga o ruptura amorosa

En una primera fase, que podemos llamar “negación”, aún no se ha procesado la pérdida por lo que puede suceder que no se experimente ninguna reacción emocional por la separación.

Luego se pasa a la etapa o fase de “ira” en la cual puede aparecer rabia y culpa hacia uno mismo o hacia la ex-pareja.

Posteriormente se llega a la fase de “negociación” que es básicamente un proceso mental donde se analiza qué se podría haber hecho para evitar la ruptura e incluso puede que se evalué recuperar a la ex-pareja.

Después normalmente se pasa a una fase “depresiva”, que es lo que se refiere vulgarmente como “depresión por ruptura”, y en la que se experimenta tristeza, fatiga, falta de motivación, apatía y problemas como falta de sueño o de apetito, o bien exceso de apetito.

Por último se llega a la etapa de “aceptación” donde se concluye el proceso de aceptar que hay que continuar sin la otra persona en nuestra vida y los síntomas antes mencionados tienden a disminuir hasta desaparecer.

Lo normal es que con el transcurrir del tiempo se logre superar la ruptura y se recuperen la energía y la motivación.

Los especialistas recomiendan siempre que es conveniente que pase un tiempo antes de volver a ver a la ex-pareja para poder realizar el duelo de la mejor manera posible.

¿Cuándo el duelo se vuelve “depresión”?

Cuándo el duelo se vuelve depresión

Si bien el proceso de duelo es normal y no significa que se haya caído en una depresión puede haber casos en los que los que se puede desarrollar una verdadera depresión.

Esto se da cuando el proceso de duelo no se cierra adecuadamente y quien lo padece no logra superar la etapa o fase de aceptación.

En estos casos, como mencionamos antes, se estaría ante una depresión situacional o reactiva, que es un trastorno adaptativo con características depresivas, que puede darse junto con ansiedad, que produce en la persona un estado depresivo con sus respectivos síntomas, y es el resultado de no haber sido capaz de superar una determinada vivencia, como en este caso la ruptura amorosa o sentimental.

En estos casos se debe consultar con un especialista ya que se podría convertir en una depresión mayor si no es tratada.

Una manera de determinar si se está ante un proceso de duelo normal o una depresión reactiva o situacional es evaluar si el estado de ánimo está caracterizado la mayor parte del tiempo por una gran y profunda tristeza que se mantiene durante varias semanas seguidas.

Como así también si se producen alteraciones del sueño severas como somnolencia excesiva o insomnio, y si hay dificultades para expresarse verbalmente, una baja autoestima y sentimientos de desesperanzas en relación al futuro.

Además pueden darse distorsiones cognitivas como una visión aversiva hacia uno mismo y con el mundo en general.

Como así también dificultad para tomar decisiones, aislamiento social extremo, sentimientos de inutilidad y/o pensamientos de suicidio.

Y si bien muchas de estas alteraciones son propias del duelo es importante prestar atención y si se dan de una manera muy extrema e intensa se debería acudir a un profesional.

En los casos en los que se vea que se esté sufriendo varios o todos los 7 indicadores de depresión es una buena idea recurrir a un especialista como un psicólogo o un psiquiatra.

Sentimientos comunes tras una ruptura sentimental o amorosa

Sentimientos comunes tras una ruptura sentimental o amorosa

Cuando se produce una ruptura sentimental se dan normalmente una serie de sentimientos que responden al propio proceso de duelo y son normales en la mayoría de los casos como comentábamos anteriormente.

Sin embargo cabe destacar que es bueno que uno sea capaz de expresar y exteriorizar de alguna manera los sentimientos que se están experimentando, ya sea a través de la escritura o bien hablándolo con alguien de confianza.

Ya que si no se expresan y se “sacan afuera” estos sentimientos de alguna manera tenderán a causar un daño todavía mucho mayor en quien los experimente.

Entre los sentimientos “comunes” que se suelen dar en estos casos están los siguientes:

Miedo

Normalmente cuando se termina una relación larga se suele experimentar miedo de diferentes maneras y en algunos casos puede resultar paralizante.

Se puede sentir miedo a causa de la incertidumbre hacia el futuro sin el acompañamiento de la persona que se tenía al lado, a no ser capaz de expresar lo que nos está sucediendo, a ser “enjuiciados” por otros, a perder el control, a sentir ira y rabia y no poder controlarla, a permanecer solos, a sentir que no merecemos ser amados, a que nos hagan daño otra vez, a no ser capaces de confiar nuevamente en otras personas, etc.

Sin embargo cuando el miedo se reconoce y se lo asume puede transformarse en una oportunidad de conocerse a uno mismo mejor y generar motivación para ser una mejor versión de nosotros mismos.

Culpa y rechazo

Estos son dos sentimientos que suelen darse muy frecuentemente al terminar una relación.

La culpa es en relación a no haber sido capaces de hacer lo “necesario” para salvar la relación y el rechazo puede estar relacionado con sentir que se le hizo daño (y/o se traicionó) a la persona que antes se amaba y esto puede ser difícil de asumir y superar.

En este sentido cuando terminamos una relación sentimental debemos asumir nuestras culpas pero también tenemos que evaluar con la mayor objetividad posible si realmente fue “solo nuestra culpa”.

Ya que la mayoría de las veces la culpa es compartida y no suele resultar muy favorable “machacarnos” todo el tiempo con la idea de que fue nuestra culpa que terminará la relación.

Por ello es importante ser capaces de admitir y asumir nuestra culpa pero también ser amables con nosotros mismos y no pensar o sentir que “todo” fue culpa nuestra, ya que normalmente la responsabilidad es recíproca.

Ira y rabia

Si bien la ira no es un sentimiento o emoción agradable, cuando se termina una pareja, la ira y la rabia suelen aflorar y normalmente se dirigen hacia la ex-pareja, y esto a veces puede ser útil ya que permite mantener la distancia necesaria para poder realizar el proceso de duelo de la mejor manera posible.

Comúnmente cuando no somos capaces de expresar la ira puede que el proceso de liberación se retrase y se repriman nuestros sentimientos y emociones, lo que no es aconsejable.

Por ello debemos soltar la ira, y no reprimirla, sin dañar a nadie, para que no se convierta en auto-destructiva.

Algunas maneras de hacerlo es mediante el humor, expresando nuestros sentimientos a alguien de confianza, haciendo ejercicio físico, o una actividad recreativa que nos guste, como así también darnos el permiso de llorar si nos sentimos angustiados o angustiadas.

Soledad

Es normal sentirse solo o sola cuando se ha terminado una relación, ya que hay muchas actividades que antes se compartían y ahora se deben realizar a solas.

Muchas veces aparece la idea de “estaré sola o solo para siempre”.

E incluso aunque haya otras personas a nuestro alrededor igualmente nos sentiremos solos.

En este sentido debemos asumir que hay que comenzar una nueva etapa y pensar que las actividades que antes se realizaban en pareja ahora deberán hacerse a solas o bien buscar amigos o seres queridos con quienes compartirlas.

Y ante todo debemos evitar aislarnos, ya que eso puede ser uno de los mayores detonantes que pueden provocar estados depresivos.

Tristeza y/o depresión

Como vimos antes la tristeza es intrínseca a la pérdida de una pareja, y hay que darle su espacio y realizar el duelo necesario para superarla.

Es normal que cuando perdemos a alguien querido nos sintamos mal por esa pérdida, e incluso muchas veces este sentimiento irá acompañado con sentimientos de desesperación.

Por ello no reprimas tus sentimientos, si sientes ganas de llorar, llora, si sientes ganas de gritar, grita, pero también busca la compañía de seres queridos en los que confíes, expresa tus sentimientos, libera tus emociones y se consciente de que es un proceso por el cual debes transitar pero que en algún momento llegará a su fin y “no será para siempre”.

¿Cuánto tarda el proceso de superar una ruptura amorosa?

Cuánto tarda el proceso de superar una ruptura amorosa

Algo que queda claro al terminar una relación es que no se puede apresurar el proceso de recuperación a nuestro gusto.

Normalmente, según los estudios al respecto, a una persona le puede llevar de 3 meses hasta 2 años superar la ruptura.

Tiempo que puede ser mayor mientras mayor haya sido el tiempo que se haya estado con esa pareja y la intensidad de las experiencias que se hayan compartido.

Sin embargo, lo correcto sería decir que el proceso de duelo varía de una persona a otra y según las circunstancias por las que se haya producido la separación.

Antes vimos que existen algunas etapas intrínsecas al proceso de duelo que se suelen dar al terminar una relación, y a cada persona le puede tomar más o menos tiempo el superarlas, y en ningún caso es un camino lineal e incluso se pueden producir retrocesos.

Lo más importante es evaluar si se hacen progresos o por el contrario si se está estancado en alguna etapa o fase del proceso de duelo.

Por ello cuando el proceso se prolonga demasiado y los sentimientos y emociones negativas perduran e incluso se intensifican, se debe buscar apoyo terapéutico que ayude en la recuperación.

8 consejos para superar una ruptura amorosa

Consejos para superar una ruptura amorosa

Terminar una relación puede producir sentimientos variados como los comentados antes, y puede afectar peligrosamente la propia percepción de nosotros mismos.

Sin embargo la vida debe continuar y es importante trabajar en recuperar nuestra autoestima y la seguridad en nosotros mismos para ser capaces de superar la ruptura amorosa de la mejor manera posible.

Aquí te dejamos algunos consejos que te servirán para alcanzar esta meta:

Rodéate de tus amigos y seres queridos

Aislarte es lo peor que puedes hacer, por el contrario deberías buscar la compañía de aquellas personas que quieres y que te quieren.

Y también es importante que no hables con ellos todo el tiempo de lo que te pasó sino que lo ideal es que si bien puedes conversar el tema con quienes más confianza tengas, trates de hablar también de otras cosas que te hagan bien, como programar actividades o salidas.

Aprovecha para desconectarte, reírte y distraerte.

Valórate y trabaja para ser mejor

Es un buen momento para hacer un ejercicio de introspección y evaluar qué quieres para tu futuro, adónde deseas dirigirte, analizar tus puntos fuertes y también aquellos puntos en los que debes mejorar.

Sin juzgarte ni culparte por nada, solo analiza qué deberías hacer mejor la próxima vez, y márcate objetivos realistas para ser cada día mejor.

Mantente activo o activa

No dejes que los sentimientos de tristeza te paralicen, debes mantente activa o activo, procura realizar algún deporte o actividad física, o algún hobby o actividad que disfrutes, y si es en compañía de otras personas aún mejor.

La inactivad alimentará tus sentimientos y pensamientos negativos por lo que debes evitarla a toda costa.

Cuida tu imagen y apariencia

Es muy común caer en el abandono cuando nos sentimos tristes pero debes evitarlo con todas tus fuerzas.

Debes esforzarte por cuidar tu imagen, vestirte bien y cuidar tu higiene personal, para que te sientas bien al menos cuando te mires al espejo.

Recuerda a tu ex-pareja con realismo y no la sobredimensiones

Tanto si recuerdas a tu ex-pareja como perfecta como si crees que todo fue negativo será perjudicial para ti.

Deberías intentar ser lo más objetivo u objetiva posible y analizar que hubo fallos y también cosas buenas, y que todos tenemos virtudes y defectos.

Quédate con los buenos momentos y admite que ahora debes continuar por tu propio camino.

No seas extremista ya que realmente eso no te ayudará en nada para superar la separación.

Cuida tus hábitos

Es muy normal que al terminar una relación nos sintamos más vulnerables y podamos caer en malos hábitos, lo que no nos ayudará en nada sino por el contrario nos hará sentirnos peor.

Al sentirnos mal y tristes hay un riesgo muy alto de adoptar hábitos dañinos como el consumo de drogas, una mala alimentación, el abuso del alcohol, etc. con el fin de evadir la realidad, pero debes tener muy presente que esto no ayudará en nada sino por el contrario solo complicará aún más las cosas, por lo que debes procurar evitarlo a toda costa.

Evitar contactarte con él o ella

Para que seas capaz de llevar a cabo el duelo de la mejor manera posible deberías evitar todo contacto con esa persona al menos mientras dure este proceso, y ello incluye evitar contactarte con él o ella mediante las redes sociales.

También deberías bloquear tu teléfono y evitar cualquier otra forma de contacto como sus familiares o amigos, incluso aunque sigas teniendo una buena relación con ellos, ya que es lo mejor eliminarlas por el momento de tu mente.

No hables todo el tiempo de la relación que acabas de terminar ni de tu ex

Es muy común que al terminar una relación larga uno necesite hablar del asunto y expresar sus sentimientos y esto hasta cierto punto es bueno, pero se debe hacer sólo con aquellas personas con las que se tenga mucha confianza y estén dispuestas a escucharnos.

Sin embargo un error común es hablar todo el tiempo y con todos de esa relación que acaba de terminar y eso no es realmente bueno.

No permitas que el único tema de conversación sea la ruptura con tu ex-pareja, ya que será mucho más difícil que logres olvidarlo y superar el duelo.

Ahora debes enfocarte en ti misma o mismo y concentrarte en recuperar tu confianza y autoestima y comenzar a planificar nuevas actividades, rutinas y planes que reemplacen los espacios y actividades que compartías con tu ex-pareja.

Busca rodearte de personas con las que te sientas bien y con las que puedas disfrutar un buen momento y compartir actividades y pasatiempos.

Verdaderamente si logras hacer esto con la mayor regularidad posible te será mucho más fácil superar tu ruptura amorosa.

Palabras finales…

Depresión por Ruptura Amorosa Depresión luego de terminar una relación larga

Como has visto superar una ruptura amorosa después de una relación larga puede ser difícil pero no imposible, y la clave está en volver a conectarte contigo misma o mismo, y buscar ayuda si no puedes hacerlo tu sola o solo.

Muchos especialistas no recomiendan buscar de inmediato otra pareja sino por el contrario aconsejan que aproveches a re-conectarte contigo misma o mismo y vuelvas a disfrutar de la “soledad” y de los seres queridos que tienes a tu lado.

Evitar los errores que te hemos comentado y aplicar los consejos que te dimos antes te ayudará en gran parte a superar la ruptura con tu pareja pero recuerda que el duelo es un proceso que debes recorrer y que no es lineal.

E incluso puede ser largo y doloroso, y llevar más o menos tiempo superarlo dependiendo de diversos factores, y es posible que haya tropiezos y recaídas, pero debes seguir adelante para recuperarte lo antes posible.

Esperamos que te haya sido de ayuda este artículo, y si te has quedado alguna duda puedes dejarnos un comentario debajo, te responderemos a la brevedad.

 

Por favor recuerda que este artículo es meramente informativo, si crees que estás padeciendo una depresión o tienes dudas con respecto a tu estado de salud, consulta de inmediato con un profesional. Esta información no busca sustituir ni reemplazar el consejo ni el diagnóstico o tratamiento médico profesional.

 

 

✅ Depresión luego de TERMINAR una RELACIÓN LARGA o Depresión por Ruptura Amorosa ✔ 【Actualizado 2019】
5 (100%) 4 vote[s]

Si te ha gustado este artículo y te ha sido útil, ayúdanos a compartirlo con más personas para que se beneficien de esta información. ¡Desde ya muchas gracias! 😉

Deja un comentario

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (GDPR) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

– Responsable: Ramiro Ignacio Rementería Izquierdo.

– Finalidad: la finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este sitio web.

– Legitimación: tu consentimiento de que quieres comunicarte con nosotros.

– Destinatarios: los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD.

– Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, al igual que la mayoría de los sitios web, para brindarte la mejor experiencia de usuario posible de conformidad con el Reglamento Europeo de Protección de Datos. Si continúas navegando consideramos que Aceptas su uso tal y como establece nuestra Política de Cookies y nuestra Política de Privacidad, pincha en los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Don`t copy text!