Calvicie y depresión: ¿Puede provocar depresión, estrés y ansiedad en hombres?

Calvicie y depresión

Existen diversos estudios que demuestran una relación entre calvicie y depresión. De hecho, se estima que tres de cada cinco hombres que padecen alopecia aseguran sentirse estresados, ansiosos, depresivos y con una autoestima baja.

La alopecia masculina produce efectos psicológicos en los hombres que la sufren y al mismo tiempo quienes padecen de depresión, ansiedad y estrés también notan que la pérdida de cabello es mayor de lo normal.

Además la mayoría de los hombres consideran el cabello como una parte esencial de una buena imagen y del atractivo físico.

Por lo cual, todo lo mencionado, termina afectando sus relaciones de pareja, su autoestima y sus estados emocionales.

En este artículo trataremos de poner un poco de luz sobre este tema tan importante para muchos hombres y te explicaremos cómo es que la alopecia puede provocar cuadros depresivos, y a su vez como la depresión puede influir y favorecer en la pérdida de cabello y el desarrollo de calvicie.

Repercusión psicológica e impacto negativo de la calvicie

Repercusión psicológica e impacto negativo de la calvicie

Como dijimos antes, hay evidencia que demuestra que la calvicie puede provocar depresión y ansiedad en quien la padece.

Y esto resulta preocupante cuando se tiene en cuenta que un promedio de uno de cada dos hombres tiene algún problema de calvicie.

Y si bien no es un problema de salud grave, termina afectando el bienestar de la persona causando en algunos casos cuadros de ansiedad y depresión que requieren tratamiento.

La mayoría de los hombres se resignan ante este problema y lo asumen como parte del proceso de envejecimiento, aunque muchos también buscan soluciones y tratamientos que a menudo son poco efectivos.

¿Qué es la depresión y cómo influye en la pérdida de cabello?

Qué es la depresión y cómo influye en la pérdida de cabello

La depresión es un trastorno afectivo que puede ser más o menos grave según ciertas condiciones y circunstancias, pero que normalmente suele interferir en la vida diaria de la persona y perjudica de este modo su calidad de vida.

A esta enfermedad se le asocian ciertas somatizaciones como la caída del cabello (que es lo que nos interesa en este artículo).

Esto sucede por varios motivos: uno de ellos es que la persona presenta una dejadez que lleva a que la dieta y la alimentación no sean buenas, habiendo deficiencia de hierro y de proteínas, y ello repercute en la salud del cabello.

Debemos recordar que el cuerpo necesita de recursos nutritivos para mantenerse en funcionamiento y hay ciertas zonas y áreas que son prioritarias, de modo que cuando los nutrientes faltan, el cuerpo destina los que hay disponibles a las áreas más importantes y el cabello no es una de éstas, viéndose afectado así el ciclo de vida normal del mismo.

Igualmente, cuando estamos ante situaciones traumáticas y adversas como un problema familiar o laboral, la pérdida de un ser querido, o algún tipo de duelo o separación, se puede presentar un trastorno capilar denominado efluvio telógeno.

Esto no es más que una alteración en el ciclo capilar que lleva a que los folículos pilosos que están en fase de desarrollo (o anágena) pasen directamente a la fase de caída (o fase telógena).

De este modo el pelo se cae más de lo normal y se puede empezar a ver zonas despobladas de cabello.

Otro motivo de la pérdida de cabello relacionada con la depresión es que ésta y la ansiedad producen en el organismo una serie de cambios que disminuyen la segregación de serotonina y favorecen la producción de corticoides.

Lo cual estimula las glándulas sebáceas, lo que da lugar a una sobreproducción de sebo y a una disminución de oxígeno intrafolicular, provocando de esta manera también una caída de cabello anormal.

Además, algunos tratamientos que se suelen recetar para combatir la depresión pueden perjudicar el cuero cabelludo, aunque cabe destacar que una vez la depresión es superada y los medicamentos retirados, el cabello recupera su salud.

No obstante, en estos casos se suele recomendar un tratamiento fortalecedor para detener en lo posible el avance de la calvicie.

En busca de un tratamiento eficaz para la calvicie

En busca de un tratamiento eficaz para la calvicie

Como vimos antes, muchos hombres no se resignan a la alopecia y tratan de buscar opciones y tratamientos que les ayuden. Sin embargo, a pesar de que existen muchos tratamientos que dicen ser efectivos, son muy poco lo que realmente brindan resultados concretos.

Uno de los tratamientos que suelen tener mayor eficacia y permanencia en el tiempo son los trasplantes de pelo o trasplante capilar.

No obstante, no todas las personas son aptas para este tipo de tratamiento. En primer lugar, es necesario que la caída del cabello haya cesado, motivo por el cual la edad también suele ser un factor a tener en cuenta. De modo que, normalmente, no se suele realizar en personas jóvenes, sino que se tiende a esperar a que la alopecia haya alcanzado su máxima expresión.

El sexo es otro de los factores que hay que tener en cuenta y que influye en el éxito de este tipo de tratamientos. Esto se debe, entre otros motivos, a que en los hombres la caída del cabello se concentra en zonas concretas mientras que en las mujeres se distribuye en toda su extensión.

Por último, pero no menos importante, cabe destacar que los resultados de los trasplantes capilares se suelen ser mejores en personas con pelo escuro y grueso o rizado, debido a que es más sencillo conseguir una apariencia de mayor densidad capilar.

Cirujanos experimentados para el implante de pelo o trasplante capilar

Cirujanos experimentados para el implante de pelo o trasplante capilar

Asimismo es importante que este tipo de procedimiento sea llevado a cabo por cirujanos calificados y con experiencia.

Según cómo se realice el procedimiento, es decir con la calidad y experticia que sea llevado a cabo, influirá y determinará en gran medida cuáles serán los resultados que se obtendrán.

Por ello muchas veces se recomienda realizar un trasplante de pelo en Turquia, ya que son pioneros en este tipo de cirugías, y utilizan las últimas tecnologías y técnicas, por lo que están a años de ventaja sobre otros países. Además de que los precios son mucho más económicos que en España.

Existen clínicas que te llevan desde España hasta Turquía, ida y vuelta, y te realizan el trasplante de pelo. En cuestión de unos pocos días tienes tu trasplante realizado.

Y de esta manera puedes ahorrar mucho dinero. Algo que no es poco importante, ya que este tipo de procedimientos suelen ser muy costosos.

Consejos para cuidar el cabello

Consejos para cuidar el cabello

Para finalizar te damos algunas recomendaciones para cuidar tu cabello:

  • En primer lugar, es esencial una buena nutrición y una dieta natural y equilibrada.
  • Mantener el cabello limpio es otra medida importante, siempre usando champús adecuados para tu tipo de pelo sin ingredientes agresivos.
  • Si usas mascarillas nutritivas, úsalas solo en las puntas y en medios, no en la raíz.
  • Seca el pelo con una toalla y después al aire, o bien si usas un secador que esté a temperatura media.
  • Evita en lo posible el uso de planchas de pelo, desenrizantes y permanentes que tienden a debilitar el pelo.
  • Si estás expuesto al sol usa un spray capilar con FPS y/o sombreros o gorras.
  • Si tienes el pelo largo no uses peinados demasiados tirantes con frecuencia.

¿Cuándo debes consultar con un médico?

Cuándo debes consultar con un médico

Hay algunos casos en los que se debe consultar a un médico como por ejemplo:

  • Si se nota una pérdida de cabello inusual repentina o en parches.
  • Si se nota una pérdida de cabello anormal al peinarse o lavar el cabello.
  • Si se advierte que en la almohada o en el desagüe queda una gran cantidad de cabello.
  • Si se advierte una menor densidad de pelo en alguna zona de la cabeza, sobre todo en la región parietal o frontal.
  • Si se notan zonas calvas.
  • Si hay una descamación o seborrea excesiva.
  • Si se producen lesiones en el cuero cabelludo que pican.
  • Si se advierte que el cabello se ha vuelto más quebradizo, seco y/o fino.

En cualquiera de estos casos se debe consultar con un dermatólogo, ya que puede ser señal de que hay algún problema o enfermedad capilar.

 

IMPORTANTE: Te recomendamos que siempre consultes a tu médico ante cualquier duda que tengas con respecto a tu estado de salud. Este artículo solo busca informar sobre este tema y no reemplaza el consejo ni el tratamiento médico profesional.

 

Quizás también te interese:

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (RGPD) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

– Responsable: Ramiro Rementería.

– Finalidad: la finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este sitio web.

– Legitimación: tu consentimiento de que quieres comunicarte con nosotros.

– Destinatarios: los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD.

– Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!

Pin It on Pinterest