¿Qué es la Depresión?

La palabra “depresión” proviene del latín “depressu”, que significa “derribado” o “abatido”.

El término médico se refiere a un síndrome o conjunto de síntomas que perturban principalmente la esfera afectiva del individuo.

La depresión es un trastorno mental caracterizado por sentimientos de culpa, inutilidad, indefensión, tristeza y desesperanza.

Esta enfermedad afecta tanto al organismo como a la manera de pensar y de concebir la realidad, también provoca la pérdida de la iniciativa, el autocastigo, el abandono, la inactividad y la incapacidad para el placer. Además, afecta los ciclos de sueño-vigilia y alimentación y disminuye la valoración del individuo de sí mismo.

Es importante diferenciar un trastorno depresivo de un estado pasajero de tristeza, que es considerada una reacción normal ante un acontecimiento negativo (como la pérdida de un empleo, un divorcio o cualquier otro evento que pueda ser estresante y/o traumático).

A diferencia de la tristeza normal, o la del duelo que sigue a la pérdida de un ser querido, la depresión patológica es una tristeza sin razón aparente que la justifique.

Por lo tanto, si dicho estado de tristeza se prolonga en el tiempo o sus síntomas se agravan, impidiendo el desarrollo adecuado de la vida cotidiana, se puede estar ante un trastorno depresivo, que si no es tratado tenderá a empeorar. Por esto es de suma importancia que la persona reciba un tratamiento adecuado.

La depresión, es el más frecuente de todos los trastornos mentales pero no por esto es el menos grave. Afecta a hombres y mujeres de cualquier edad y clase social, aunque las mujeres y las personas en ciertos periodos del ciclo vital (como la adolescencia, la menopausia y la andropausia) parecen ser las más afectadas.

Es conveniente aclarar que esta es una enfermedad totalmente controlable y hasta  reversible si se sigue un tratamiento apropiado.

Existe la creencia errónea de que estar deprimido puede ser normal para personas ancianos o para aquellos que luchan con una enfermedad crónica, lo cierto es que de ninguna manera puede ser un estado normal, si una persona presenta síntomas depresivos (ver: “síntomas de la depresión”) durante dos semanas o más debe concurrir inmediatamente al médico.

Los primeros indicios y síntomas de los estados depresivos suelen ser muy sutiles. Generalmente estos suelen ser ignorados en sus fases iníciales y/o confundidos con cansancio, estrés u otros factores.

La combinación de medicamentos con la psicoterapia es el tratamiento más exitoso para todos los casos en los distintos niveles de la enfermedad, pero también existen otras opciones como la terapia electroconvulsiva (TEC) para los casos graves o la luminoterapia para aquellas personas que sufren de Desorden Afectivo Estacional (DAE).

También existen algunos remedios naturales para la depresión que han demostrado  ser eficaces para combatirla.

Importante: Ante la presencia de síntomas depresivos es fundamental buscar la ayuda pertinente de un profesional para controlarlos y revertirlos.

Artículos relacionados:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest