Seleccionar página

✔ Depresión CLÍNICA: Descubre los Síntomas, las Causas y los Tratamientos Efectivos para esta Enfermedad Psicológica ▷ [Actualizado 2.019]

✔ Depresión CLÍNICA: Descubre los Síntomas, las Causas y los Tratamientos Efectivos para esta Enfermedad Psicológica ▷ [Actualizado 2.019]

Depresión Clínica: ¿Qué es y Cómo tratarla?… En la sociedad actual en la que vivimos no es nada extraño conocer personas allegadas que hayan experimentado, ya sea de forma ocasional o duradera en el tiempo, una depresión clínica.

E incluso si has llegado hasta aquí es porque piensas que puedes estar comenzando a desarrollarla tú mismo.

La depresión clínica se manifiesta, como podemos verificar en webs sobre psicología como PsicoPortal.com, a través de multitud de signos y síntomas.

Es habitual confundir un estado de tristeza temporal con una depresión e incluso se puede experimentar algún síntoma típico de las depresiones y no recibir un diagnóstico de depresión clínica.

Esta enfermedad mental, es un trastorno afectivo, y es algo más común de lo que parece, tal y como podemos verificar en las webs sobre psicología PsicoPortal.com o en Wikipedia.

Para identificar si se padece depresión o no, puede ser de gran ayuda conocer el conjunto de síntomas más importantes a través de los cuales se manifiesta, como los que se mencionarán a continuación.

Pero antes te contaremos qué significa el término “depresión clínica”.

¿Qué verás en este artículo?

Depresión clínica: ¿Qué es?

Depresión Mayor o Clínica - Qué es

La depresión en sí misma puede tener diversos rangos de gravedad, desde episodios leves y temporales de tristeza hasta cuadros depresivos graves y persistentes.

Los expertos consideran que la depresión clínica es la forma más grave de depresión y es llamada también “depresión mayor” o “trastorno depresivo mayor”.

Ello de acuerdo con su clasificación, basada en criterios sintomáticos, en el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) publicado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

Y cabe destacar que la depresión clínica puede afectar a cualquier edad, e incluso a los niños.

No obstante, sus síntomas, que normalmente son considerados como graves, pueden remitir y mejorar mucho mediante el tratamiento psicológico y/o el tratamiento medicamentoso (fármacos antidepresivos).

De hecho en la mayoría de los casos una combinación de ambos es la mejor opción terapéutica a seguir.

Depresión clínica: Síntomas principales

Depresión clínica - Síntomas principales

Los principales síntomas y signos del trastorno depresivo mayor son los mencionados a continuación.

Aunque cabe destacar que esta lista no es excluyente, por lo cual puede haber otros síntomas menos frecuentes, no mencionados aquí.

Arrebatos habituales

Las personas que comienzan a experimentar síntomas de un estado depresivo sufren de arrebatos de manera frecuente, incluso sin venir a cuento y por cosas de escasa importancia.

Estos arrebatos pueden ser debidos a un enojo, pero también relacionados con la irritabilidad e incluso la frustración.

En conjunto pueden contribuir a acelerar el proceso depresivo y resulta de vital importancia reconocerlos y poner sobre la mesa soluciones a través de la psicología.

Desesperanza, tristeza, sentimientos de inutilidad y desequilibrio emocional

Si por algo se caracterizan las depresiones es porque instalan en quienes la padecen un sentimiento generalizado y continuado en el tiempo de desesperanza, tristeza, de vacío existencial y ganas de llorar con frecuencia.

Las personas que padecen estos síntomas con frecuencia sienten nulo o escaso interés por las actividades cotidianas que hasta el momento venían desarrollando.

Y nada parece que les ilusione, ya sea a nivel personal como profesional.

Ansiedad, nerviosismo, estrés y sentimientos de tristeza

Las depresiones suelen traer consigo periodos de ansiedad en los que la persona no sabe o no puede gestionar situaciones de estrés.

De modo que sufre estados caracterizados por estrés y sentimentos de tristeza profunda y permanente.

Esto, junto con el nerviosismo y la inquietud que generan, pueden afectar de manera directa a la capacidad de estas personas de relacionarse o de hacer una vida normal.

Todo lo cual dificulta sus relaciones sociales e incluso sus relaciones familiares, y puede acarrear otros síntomas como por ejemplo dolor de cabeza y/o dolor de espalda.

Insomnio, cansancio y disminución de la memoria

Las personas que experimentan una depresión mayor suelen tener grandes dificultades para conciliar el sueño cuando se acuestan.

Como así también presentan dificultad para dormir un número de horas razonables de una sola vez, sin interrupciones.

El insomnio y otras alteraciones en el sueño, como dormir demasiado, son frecuentes en personas con estados depresivos.

Y en este sentido los remedios naturales y la medicación pueden ser de gran utilidad para controlar estos síntomas.

Además, las personas con depresión sufren de un cansancio elevado y acusan una falta de energía generalizada para desarrollar cualquier tarea, incluso las más sencillas, cortas y livianas.

Todo esto provoca un gran deterioro cognitivo en la persona, afectando distintas áreas cognitivas, provocando pérdida de memoria y de la capacidad de concentración.

Depresión y alimentación: problemas nutricionales

Aquellas personas que padecen una depresión mayor suelen experimentar problemas relacionados con los hábitos alimenticios.

A algunos afectados les falta el apetito de manera constante y por ello suelen adelgazar de manera notable.

Mientras que a otros les afecta un aumento de peso derivado de tener grandes antojos de comida, algo bastante habitual cuando se desarrolla la ansiedad junto con la depresión.

Además, se suelen aborrecer alimentos que hasta el momento eran habituales e incluso tener horarios de comidas muy dispares.

Otros síntomas típicos de los trastornos depresivos

Otros síntomas típicos de los trastornos depresivos

Los síntomas de depresión mayor (o clínica) anteriormente mencionados son los más frecuentes y reconocibles cuando alguien comienza una depresión.

Pero existen también otros síntomas que deben conocerse para ayudar a diagnosticar este trastorno.

Pérdida de interés por actividades que antes se disfrutaban

La pérdida de interés en las relaciones sexuales, en los deportes o en las aficiones es algo que suele ocurrir con bastante frecuencia.

Sin motivo aparente la persona ya no logra disfrutar de esas actividades que les daba placer realizar.

Sentimientos de culpa y dificultad para tomar decisiones

También es habitual que se experimente un sentimiento de culpa sobre decisiones o acciones realizadas en el pasado.

En este sentido se destaca que se produce una gran fijación, y remordimiento, por los fracasos o supuestos fracasos que se han tenido.

Autocrítica excesiva

Los auto-reproches no dejan de aparecer durante las primeras etapas del proceso depresivo, e incluso en etapas posteriores.

A veces la persona es muy dura y crítica consigo misma, llegando incluso a una auto-crítica injusta y despiadada, que solo logra empeorar su estado de ánimo y retroalimentar su depresión.

Pensamientos suicidas y/o agresivos hacia terceros

Tampoco hay que olvidar, en los casos más graves de depresiones clínicas, la aparición de pensamientos suicidas o pensamientos sobre la muerte.

La persona puede desear hacerse daño así misma e incluso puede fantasear con hacerle daño a terceros.

En cualquiera de los dos casos, no se debe subestimar esta situación, y hay que buscar ayuda de inmediato.

Como se puede apreciar, los síntomas de la depresión clínica son muchos y muy variados.

Conseguir un diagnóstico temprano puede ser determinante para lograr superar un proceso tan intenso como este, en el menor tiempo posible.

Normalmente esto se logra gracias a una combinación de medicación y terapias psicológicas, lo cual es lo más habitual y efectivo en este tipo de casos.

Depresión clínica: Causas

Depresión Mayor - Causas

Tal vez te estés preguntando cuál es la causa de la depresión clínica, y en este sentido cabe mencionar que normalmente no existe una sola causa.

Sino por el contrario, cuando se desarrolla una depresión de este tipo, se suelen dar una serie de causas o factores que favorecen la aparición de esta enfermedad.

A continuación, te contamos cuáles son las causas más comunes de la depresión clínica o depresión mayor:

Química del cerebro: desequilibro de los neurotransmisores

Según las investigaciones realizadas al respecto, cuando se da una depresión mayor o clínica se producen cambios en los neurotransmisores que se hallan en el cerebro.

Los cuales son sustancias químicas naturales que desempeñan un rol importante en la regulación del estado de ánimo, y que interactúan con neurocircuitos cerebrales.

De este modo un cambio en su función y efecto, provoca un desequilibrio que puede favorecer la aparición de un trastorno depresivo.

Rasgos hereditarios: herencia genética

Las investigaciones también indican que la depresión suele darse con mayor prevalencia en aquellas personas que tienen parientes consanguíneos que también han sufrido este trastorno o algún otro tipo de enfermedad mental.

Si bien en la actualidad no se conoce con exactitud la real importancia y el impacto exacto de este factor, si se sabe que es uno de los factores a tener en cuenta.

Desequilibrios hormonales

Este es otro factor que se cree puede intervenir en la aparición de un trastorno depresivo, aunque no se conoce aún con exactitud su verdadero impacto en este sentido.

Sin embargo, se sabe que los desequilibrios hormonales pueden desencadenar un estado depresivo.

Cuando hablamos de desequilibrios hormonales nos referimos por ejemplo a los ocurridos en el embarazo y/o en las primeras semanas después del parto, así como los problemas de tiroides, como el hipotiroidismo.

Diferencias biológicas

Este es otro factor que puede intervenir en el desarrollo de una depresión mayor.

Se cree que las personas con predisposición a desarrollar estados depresivos, pueden tener cambios físicos en el cerebro, aunque aún se debe investigar más sobre este asunto.

Por lo cual no se conoce con precisión la real importancia y el verdadero impacto de este factor en relación al desarrollo de una depresión mayor.

Aunque se piensa que puede ser uno de los factores intervinientes.

Depresión clínica: Factores de Riesgo

Depresión clínica - Factores de Riesgo

Así como existen algunas causas comunes para la aparición de una depresión, también se pueden mencionar algunos factores de riesgo que favorecen la aparición de estados depresivos, como los que te contamos a continuación.

Aunque antes vale aclarar que, si bien la depresión suele aparecer mayormente en la adolescencia o entre los 30 y tantos años de edad, también es posible que se desarrolle en cualquier etapa de la vida.

Y a pesar de que es más diagnosticada en las mujeres, puede aparecer también en los hombres.

De hecho, se cree que la depresión mayor se diagnostica más en mujeres solo por el hecho de que éstas son más proclives a buscar ayuda profesional.

Entre los factores de riesgo para la depresión mayor se hallan los siguientes:

  • Situaciones estresantes y/o traumáticas: como un abuso sexual o un maltrato físico, o bien la pérdida de un ser querido, problemas económicos serios o una relación de pareja difícil.
  • Determinados rasgos de personalidad: como una autoestima baja o una gran dependencia paternal o bien una autocrítica demasiado severa o pesimista.
  • Antecedentes de otros tipos de trastornos de salud mental: como trastornos de alimentación, ansiosos o de estrés postraumático.
  • Una enfermedad crónica: como un cáncer, dolores crónicos, accidentes cerebro vasculares o enfermedades cardíacas.
  • Utilización de ciertos medicamentos: como los que se prescriben para la presión arterial alta o para trastornos del sueño como pastillas para dormir.
  • Abuso de drogas recreativas y/o alcohol.

Depresión clínica: Tratamientos

Depresión mayor - Tratamiento

Como dijimos antes, existen distintos tipos de depresión, como la distimia, la depresión mayor, el trastorno bipolar, el trastorno disfórico premenstrual (o síndrome premenstrual), el trastorno afectivo estacional, entre otros trastornos del ánimo.

Y al mismo tiempo cada paciente puede padecerla y experimentarla de una manera diferente.

Por ello es que en cada caso en particular el tratamiento ideal variará de un paciente a otro.

Incluso si éstos pacientes tienen el mismo tipo de depresión, de manera que cada paciente requerirá un abordaje específico.

Sin embargo, existe un cierto consenso sobre que hay dos opciones disponibles de tratamientos eficaces para la depresión que suelen ser muy efectivos sobre todo cuando se realizan de manera conjunta.

Estos son son la terapia psicológica y el tratamiento biológico, que puede dividirse en dos: tratamiento farmacológico con antidepresivos y terapia electroconvulsiva.

Veamos a continuación cada uno de estos tipos de tratamientos para la depresión.

Tratamiento psicológico

Tratamiento psicológico de la depresión clínica

Hay dos tipos de terapias psicológicas que han demostrado una muy buena efectividad en el tratamiento del trastorno depresivo mayor: la terapia psicológica cognitivo-conductual (o simplemente terapia cognitiva) y la terapia psicológica interpersonal.

Para no hacer largo este tema e ir directamente al punto que te interesa a ti, podemos decir que básicamente el tratamiento psicológico tiene tres principales objetivos:

  • Tratar los síntomas depresivos.
  • Trabajar sobre los rasgos de personalidad que pudieran haber predispuesto al paciente a sufrir el episodio depresivo, buscando modificar esos rasgos para que no sean perjudiciales para el mismo.
  • La psicoeducación basada en que el paciente aprenda a identificar de manera precoz los síntomas psicológicos, así como posibles recaídas con el objetivo de prevenirlas.

En la mayoría de los casos el tratamiento psicológico es una parte muy importante del tratamiento de la depresión.

Cabe destacar que la terapia cognitiva conductual suele ser un poco más efectiva que la terapia psicológica interpersonal, pero realmente esto suele depender de cada caso en particular.

Pero como dijimos antes también se puede aprovechar el tratamiento biológico, en el cual podemos mencionar el tratamiento farmacológico, y también la terapia electroconvulsiva, de los cuales te hablaremos a continuación.

Tratamiento biológico

Tratamientos biológicos para la depresión clínica

Como dijimos antes en lo referente al tratamiento llamado “biológico” podemos hablar por un lado de la terapia farmacológica y por otro lado del tratamiento electroconvulsivo, veamos cada uno:

Tratamiento farmacológico

Tratamiento farmacológico para la depresión clínica

Cuando hablamos de terapia farmacológica para la depresión mayor, básicamente nos referimos a los antidepresivos.

Éstos funcionan actuando sobre los neurotransmisores, y se agrupan en diferentes subtipos según sobre qué tipo de neurotransmisor actúen.

Su objetivo es normalizar el funcionamiento de los mismos, y según el tipo de antidepresivo utilizado actuará sobre uno u otro grupo de neurotransmisores: noradrenalina, serotonina y noradrenalina o serotonina.

En el pasado los antidepresivos eran bastante efectivos pero presentaban muchos efectos secundarios.

Sin embargo, en la actualidad existen antidepresivos muy efectivos sin efectos secundarios o con muy pocos.

Y en la mayoría de los casos dichos efectos secundarios, en caso de presentarse, suelen desaparecer al retirar el antidepresivo sin dejar secuelas.

Si bien determinar cuál antidepresivo será mejor en cada caso, será una labor a cargo del médico tratante, podemos decir que los antidepresivos actuales poseen las siguientes características:

  • Presentan una elevada eficacia: según estudios realizados, hasta un 60% de los pacientes que los toman logran una remisión clínica completa.
  • Son fácilmente administrables: normalmente con una toma oral diaria.
  • Presentan escasas interacciones con otros medicamentos: normalmente los antidepresivos pueden ser recetados incluso si se toman otros medicamentos como antihipertensivos, antibióticos, antidiabéticos o analgésicos.
  • No suelen generar dependencia: en la mayoría de los casos los antidepresivos modernos no generan dependencia.
  • Presentan nulos o muy pocos efectos secundarios: y en general si se dan efectos secundarios suelen ser de muy poca intensidad, y en el caso de que se presenten éstos son reversibles, es decir desaparecen una vez se suspende la toma.

Se suele creer que los antideprsivos producen somnolencia, aunque según los estudios en este aspecto esto se da sólo en un 5% de los pacientes que los toman.

Y también se suele pensar que tienden a engordar a la persona, pero según estudios realizados ésto solo ocurre en el 10% de los pacientes.

Tal vez, desde el punto de vista clínico, el principal inconveniente de los fármacos antidepresivos actuales es que suelen tardar unas 3 o 4 semanas en hacer efecto y lograr una mejoría clínica.

Y su máxima efectividad se logra aproximadamente a las 10 o 12 semanas de haber comenzado su uso.

Tratamiento electroconvulsivo

Tratamiento electroconvulsivo para la depresión clínica

Debido a que el tratamiento electroconvulsivo (o con electrochoque o electroshock, mediante estimulación magnética) en el pasado ha sido utilizado de manera indiscriminada o de modo inadecuado, muchas personas creen que es una forma “perversa” de tratamiento antidepresivo.

Sin embargo, hoy en día este tipo de tratamiento se lleva a cabo bajo exigentes condiciones sanitarias.

No presentando efectos secundarios ni dolor para la persona, y brindando verdaderamente muy buenos efectos antidepresivos.

Pero debido a que su uso requiere anestesia general, es que se limita solo a los casos de depresión muy graves, en los que los antidepresivos no han logrado surgir efecto.

Por lo cual, a pesar del rechazo social a este tipo de tratamiento antidepresivo, y de que no se conoce con total exactitud el porqué de su gran efectividad, es muy recomendado por los médicos psiquiatras en los casos muy graves.

Depresión clínica: Complicaciones

Trastorno depresivo mayor - Complicaciones

Existen tres tipos de complicaciones más comunes cuando de trastornos depresivos se trata, que te contamos a continuación:

Recaídas

La depresión es una enfermedad que suele tener un alto grado de recaídas, sobre todo cuando se trata de depresión mayor o de trastorno distímico.

Se estima que hasta un 70% de las personas que padecen depresión pueden sufrir recaídas, es decir otros episodios depresivos, a lo largo sus vidas.

Además, cuanto más hayan sido las recaídas sufridas, habrá más probabilidades de que el paciente sufra nuevas recaídas.

Este es uno de los motivos por el cual los tratamientos, sobre todo farmacológicos, se suelen mantener por un largo tiempo, incluso ya finalizado el episodio depresivo.

Esto es así porque es necesario continuar con el tratamiento a fin de prevenir y evitar nuevas recaídas.

Al mismo tiempo cuanto más lleva un paciente sin recaídas, mayor será la probabilidad de que no se produzcan nuevas recaídas.

Cronificación de los síntomas

Se estima que hasta un 15% de los pacientes que sufren depresión suelen presentar un curso crónico, sobre todo cuando se dan una o dos de las siguientes situaciones:

  • Cuando existen factores estresante crónicos, como problemas de salud, económicos o familiares, entre otros.
  • Cuando hay rasgos de personalidad que dificultan que la persona tenga una cotidianidad tranquila y sin estrés.

Sin embargo, cabe mencionar que, por el contrario, cuando la depresión apareció de forma espontánea y sin ninguna causa aparente, es más probable que no se cronifique.

Ideas de suicidio y/o de dañar a los demás

Los intentos de suicidios, así como los suicidios consumados, son una de las complicaciones más comunes de los trastornos depresivos.

De hecho, se estima que una persona con depresión tiene 30 veces más probabilidad de suicidarse que la población general.

Asimismo, hasta un 15% de los pacientes con depresión realizan algún tipo de intento de suicidio.

En este sentido se puede mencionar que las personas que padecen de un alto grado de ansiedad y/o tienen elevados sentimientos de culpa y/o desesperanza suelen tener mayor tendencia al suicidio.

Como así también las personas con un estrés intenso o con tendencia al aislamiento social.

¿Cuál es el pronóstico para una depresión clínica?

Cuál es el pronóstico para una depresión clínica

Cuando hay una depresión y ésta es tratada mediante una terapia psicológica en combinación con un tratamiento farmacológico, el pronóstico de mejoría es realmente muy alto.

En muchos casos se logra un alivio parcial, e incluso total, de los síntomas.

Y, como se dijo antes, una vez superado el episodio depresivo, el médico tratante podrá recomendar continuar con un tratamiento medicamentoso a fin de evitar y prever posibles recaídas.

E incluso en algunos casos el tratamiento se tendrá que mantener de por vida, pero la persona podrá llevar una vida totalmente normal.

Depresión clínica: Prevención

Depresión clínica - Prevención

Si bien no hay una manera totalmente efectiva a seguir para evitar la depresión, sí existen algunas medidas que se pueden tomar que serán útiles a este fin, a saber:

  • Acércate y mantente en contacto con tu familia y amigos: sobre todo en aquellos momentos de crisis donde necesitas más apoyo para superarlos.
  • Procura mantener controlado el estrés y las preocupaciones: para ello puedes realizar técnicas de respiración y relajación o bien meditar o practicar yoga. El ejercicio físico también te será de gran ayuda en este sentido.
  • Busca apoyo profesional ante cualquier signo de depresión: si crees que te sientes depresivo y eso persiste en el tiempo, buscar ayuda te permitirá evitar que el estado depresivo empeore.

Estas simples medidas te ayudarán a evitar que los estados depresivos aparezcan y en el caso de que ya estén presentes, te permitirán evitar que se complique y perjudique más tu vida cotidiana.

¿Cuándo consultar al médico?

Cuándo consultar al médico

Debes consultar con un profesional de la salud mental (psicólogo o psiquiatra) si has experimentado de manera persistente los síntomas de la depresión antes mencionados, durante más de una semana y/o si están interfiriendo en tu vida cotidiana.

Asimismo, es imperioso que busques ayuda si crees que puedes hacerte daño o hacerle daño a terceros.

Si tienes dudas sobre si debes o no buscar ayuda, puedes conversarlo con un familiar, un amigo o alguien en quien confíes y juntos buscar una solución al problema.

Depresión clínica: ¿Cómo ayudar?

Depresión clínica - Cómo ayudar

Si tienes un familiar, amigo o conocido que crees que está en peligro de hacerse daño o hacerle daño a terceros, incítale a buscar ayuda y si se resiste busca tú el asesoramiento de un profesional para saber cómo actuar ante esta situación.

Ayudar a alguien que está padeciendo una depresión normalmente es un gran desafío, pero existen algunas cosas que puedes hacer:

  • Una de las cosas que puedes hacer para ayudarle es buscar información sobre los síntomas de la depresión.
  • Otra cosa que puedes hacer, es intentar persuadir a la persona de que pida ayuda profesional.

Ten en cuenta en este último caso que puede ser que la persona no sea consiente de que necesita ayuda y/o sienta vergüenza de admitir que tiene una depresión.

En estos casos puedes hablar con él o ella y comentarle que lo/la notas cambiado/a, explicarle que has estado investigando y crees que debería buscar ayuda.

Y expresarle tu predisposición para ayudarle a concertar una cita con un profesional.

También debes mantenerte atento ante posibles cambios que indiquen un empeoramiento de la enfermedad, ya que en ese caso la persona debe tratarse de inmediato.

Y finalmente presta atención a cualquier signo de advertencia de suicidio, y en caso de detectarlo puedes conversarlo con sus familiares o sus personas a cargo.

E intentar que ellos te ayuden a persuadirlo/a de buscar ayuda.

Además ten en cuenta lo siguiente:

  • Bríndale apoyo a la persona, recuerda que tu apoyo y comprensión pueden ayudarle.
  • Disponte a escucharlo/a, hazle saber que puede confiar en ti, escúchalo/a con atención y evita darle consejos u opiniones que juzguen lo que te está contando.
  • Por el contrario, tan solo escúchalo y coméntale que un profesional podría ayudarle mejor.
  • Dale un refuerzo positivo y instalo/a a no juzgarse con rudeza, recuérdale sus cualidades positivas y cuanto significa para ti y para otros seres queridos.
  • Ofrécele tu ayuda incondicional y ayúdalo a crear un entorno libre de estés y preocupaciones, ayudándole por ejemplo a organizarse y a cumplir con las tareas cotidianas que deba realizar.

Finalmente deberías ser paciente, ya que si bien los síntomas de la depresión mejoran con un tratamiento adecuado, puede llevar tiempo.

Tenle paciencia y apóyalo en todo momento, sin juzgar ni criticar.

5 formas NATURALES de aliviar la depresión clínica

5 formas de superar la depresión clínica

Si estás deprimido ten siempre presente que las depresiones no se curan solas, sino que debes buscar ayuda profesional.

Sin embargo hay algunas medidas que puedes tomar que te serán de ayuda.

A continuación, te contamos 5 formas NATURALES que te permitirán sentirte mejor y te ayudarán (al menos en parte) a superar la depresión.

Practica ejercicio físico de manera regular

Con ejercicio físico no nos referimos a correr una maratón, sino que simplemente caminado unos 20 o 30 minutos diarios, andar en bicicleta, bailar o practicar natación de manera regular, notarás una gran diferencia en cómo te sientes.

También sería ideal complementarlo con yoga o meditación, lo que te ayudará a alejar cualquier pensamiento depresivo.

También las técnicas de respiración y/o relajación son un excelente complemento del ejercicio físico.

Aliméntate de manera natural, sana y equilibrada

Como vimos antes, cuando se tiene una trastorno depresivo pueden producirse alteraciones en los hábitos alimentarios, ya sea que se coma demasiado o muy poco.

Por ello es importante hacer un esfuerzo y comer y tener una dieta equilibrada, sana y natural, lo que te ayudará a mantener tu cuerpo y también tu mente en mejor estado.

La nutrición tiene un gran impacto en el estado de ánimo, mucho más de lo que se cree comúnmente, así como en los niveles de energía que se gozan.

Comer mucha verduras y frutas, y mantener horarios regulares para alimentarse, será de gran ayuda para mejorar el estado de ánimo y aliviar los síntomas depresivos.

Intenta centrarte en el lado positivo de las cosas

Una de las características de la depresión es que la persona se centra en las cosas negativas, repercutiendo en el estado de ánimo, y haciendo que la personas tenga pensamientos de tristeza y culpa.

Hacer un esfuerzo y centrarse en las cosas buenas y positivas de la vida, como los amigos, los seres queridos, las actividades que se disfrutan, los hobbies, etc., ayudará a poner sobre la mesa cosas o motivos por los cuales uno debe sentirse afortunado.

Buscar lo positivo cuando se tiene un trastorno afectivo depresivo puede ser una tarea difícil.

Pero puedes comenzar intentando buscar “una sola cosa” buena que haya en tu vida (busca en tus puntos fuertes, tus dones, tus seres queridos) y apréciala y reconoce lo afortunado/a que eres en tenerla.

Luego busca otra… y así sucesivamente.

Anotarlo en un papel y leerlo al levantarte y/o al acostarte puede ser una buena idea.

Expresa tus sentimientos y pensamientos, y haz cosas que disfrutes

Cuando una persona se haya deprimida lo más común es que se encuentre bloqueada y con dificultad para expresarse y contar lo que le sucede, sus sentimientos y pensamientos, incluso a las personas en las que más confía.

Esto es algo dañino que provoca un mayor malestar, siendo un círculo vicioso del que se debe salir cuanto antes, ya que sino la depresión tenderá a empeorar.

Hacer actividades que se disfruten, como hobbies y actividades recreativas, y que de ser posible incluyan una interacción con otras personas, te ayudarán a sentirte al menos por momentos más relajado/a y/o menos depresivo/a.

Haz tu mejor intento por realizar actividades que disfrutabas antes, y de compartir tus sentimientos y pensamiento con tus seres queridos, aquellos en los que confías y están dispuestos a escucharte y ayudarte.

También es una buena idea buscar cosas que te hagan reír un rato, como películas, o una obra de teatro, la risa es un gran antídoto ante los estados depresivos.

Identifica tus problemas y sentimientos depresivos, pero no les des vueltas

Es bueno que seas capaz de identificar aquellas circunstancias o situaciones que han contribuido a tu depresión, pero no debes “machacarte” la cabeza con ellas.

Hablarlo con alguien de confianza, un familiar, un amigo o un terapeuta, puede ser una buena forma de sacarlos “afuera” y evitar que te sigan haciendo daño.

Y sobre todo procura que una vez los hayas hablado con alguien, déjalos a un lado e intenta centrarte en las cosas buenas y positivas que hay en tu vida.

Todos tenemos algo bueno en nuestras vidas, aunque muchas veces los estados depresivos no nos dejen verlo.

Haz un esfuerzo y reconoce las cosas buenas que hay en tu vida y aprécialas.

Conclusiones finales… Depresión Clínica: ¡No tienes porque sufrir!

Depresión Mayor ¡No tienes porque sufrir!

Esperamos que ahora tengas más en claro qué es la depresión clínica y qué debes hacer si la estás padeciendo.

Buscar ayuda es fundamental para que el trastorno depresivo mayor no siga avanzando y perjudique cada vez más tu calidad de vida.

No tienes porque sufrir, ni ahogarte en una depresión, y/o en sentimientos de tristeza… con la ayuda adecuada y algunos cambios en tu estilo de vida, podrás volver a sonreír y disfrutar de la vida, y vivir una vida llena de alegría.

SI te ha quedado alguna pregunta y/o duda, por favor deja un comentario.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender mejor lo refrente a estas enfermedades mentales, y te haya sido de utilidad.

 

IMPORTANTE: Recuerda que esta info es meramente educativa y no sustituye el tratamiento ni el diagnóstico médico. Consulta con tu médico de confianza si tienes dudas sobre tu salud.

 

Si te ha gustado este artículo y te ha sido útil, ayúdanos a compartirlo con más personas para que se beneficien de esta información. ¡Desde ya muchas gracias! 😉

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (GDPR) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

Responsable: Ramiro Rementería.

Finalidad: Moderar los comentarios.

Legitimación: Tu consentimiento.

Destinatarios: RAIOLA NETWORKS, S.L.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!