Seleccionar página

Trastornos afectivos y entorno familiar: ¿Cómo ayudar a un familiar con depresión?

Trastornos afectivos y entorno familiar: ¿Cómo ayudar a un familiar con depresión?

La mayoría de las veces ayudar a un familiar con depresión suele ser un verdadero desafío. Cuando nos encontramos ante esta situación nos solemos preguntar: ¿qué debemos hacer? ¿cómo podemos ayudarle?

Lo más importante que debes saber es que sí es posible superar trastornos afectivos (incluso en los casos graves).

En este artículo te daremos diversas claves y consejos para que puedas ayudar a alguien que sufre depresión y que esa persona pueda recuperar el dominio y control de su vida y volver a sentirse bien.

Esto es especialmente importante en estas épocas del año cuando se acercan las fiestas, y además vivimos un momento extraordinario causado por la pandemia de COVID-19.

Primero, conoce más sobre los síntomas de la depresión

Conoce más sobre los síntomas de la depresión

En primer lugar, vamos a comentarte cuáles son los signos y síntomas de la depresión más frecuentes. Esto es importante porque muchas veces la persona que está padeciendo de esta enfermedad no logra darse cuenta de lo que le sucede.

Y en este sentido si tú conoces los síntomas característicos podrás reconocer que está atravesando una depresión, lo cual es el primer paso para poder ayudarle.

Si bien los signos y síntomas de la depresión pueden variar o ser diferentes en cada persona, los más recurrentes son los siguientes:

  • Sentirse triste y desesperanzado la mayor parte del día.
  • Dificultad para controlar las emociones que puede llevar arrebatos de ira o frustración, incluso por asuntos de poca o nula importancia.
  • Pérdida del interés por realizar aquellas actividades o tareas que antes se disfrutaban.
  • Trastornos del sueño, como dificultades para dormir o dormir demasiado.
  • Cansancio y falta de energía, incluso cuando se deben realizar tareas pequeñas.
  • Trastornos del apetito: comer en demasía o bien dejar de comer.
  • Nerviosismo inusual e inquietud evidente.
  • Dificultad para razonar, concentrarse y/o tomar decisiones.
  • Sentimientos excesivos de culpa e inutilidad.
  • Dolores y malestares físicos como dolor de espalda o de cabeza sin motivos aparentes.
  • Pensamientos recurrentes sobre el suicidio o la muerte.

En muchos casos los síntomas suelen ser lo suficientemente graves como para hacerse notar. Sin embargo, en otros casos pueden no ser tan evidentes, por lo que es necesario prestar atención.

Asimismo, en algunas personas pueden darse algunos de los síntomas antes mencionados y en otras otros diferentes.

Estar atentos a estos síntomas y detectarlos a tiempo es la mejor ayuda que le podemos dar a un ser querido que está atravesando una depresión, ya que a partir de allí podremos poner en práctica los consejos que te daremos a continuación para poder apoyarlo y ayudarle a superar esta enfermedad.

¿Cómo ayudar a un familiar con depresión? 7 consejo sencillos y efectivos

¿Cómo ayudar a un familiar con depresión? 6 consejo sencillos y efectivos

La depresión así como otros trastornos afectivos y ciertos trastornos de la personalidad, son enfermedades muy comunes, pero no por ello dejan de ser graves y de requerir un tratamiento adecuado.

Cuando hay un familiar que padece depresión son varias las cosas que podemos hacer para ayudarle, como las que te contamos a continuación:

Aseguráte de generar y demostrar empatía

Es importante tener en cuenta siempre que la persona con depresión no elige su estado de ánimo. Por lo cual dicha situación no es nunca voluntaria. Por ello actuar de manera empática es el primer paso para poder acercarse y que la persona nos permita ayudarle.

Controla tus propias emociones negativas

Es muy común que los familiares sintamos ira y rabia cuando vemos que la persona con depresión “no pone voluntad”. Pero es importante tener siempre presente que no se trata de que él o ella no quiera cooperar, sino que simplemente no puede.

Ponerse en una actitud de ira o crítica hacia el enfermo nunca ayuda. Así que evita adoptar esta postura si ves que él o ella parecen “no querer” cooperar.

La sobreprotección no es buena

A veces los familiares y amigos creemos que debemos sobreproteger a la persona enferma y que eso le ayudará. Pero la realidad es totalmente contraria. Sobreproteger a una persona con depresión tenderá solo a perpetuar los síntomas y el malestar.

Es importante apoyar a la persona y demostrar empatía y cariño -especialmente en los momentos de llanto o de queja- pero pasada dicha situación hay que intentar ser neutrales y positivos, y siempre promoviendo que la persona busque apoyo profesional y se deje ayudar.

Promueve el ocio y las actividades lúdicas

El activamiento conductual es una de las mejores maneras de ayudar a una persona a ir saliendo de una depresión. Esto permite que la persona salga de su estado apático y se ponga en movimiento.

Tú puedes proponerle actividades que puedan apetecerle y gustarle e insistir en que las realicen juntos, aunque sean pequeñas y de manera gradual.

Ten en cuenta que deberás insistir un poco para lograr que el enfermo acepte realizar dichas actividades.

Refuerza los logros

Incluso en los casos más graves de depresión siempre aparecen pequeños momentos de mejoría. Tú debes estar muy atento o atenta y reforzar esos logros, ayudándole a la persona a ser consciente de ellos y valorarlos por pequeños que sean.

Cosas simples como que la persona cuide su apariencia o logre salir a caminar, deben ser celebradas como verdaderos progresos. Hay que premiar de forma verbal y con cariño todos estos logros. Y al mismo tiempo, nunca hay que castigar si hay un retroceso.

El apoyo debe continuar…

Cuando la persona comience un tratamiento, y con el apoyo de sus familiares y amigos, poco a poco irá recuperando el dominio y control de su vida. Sin embargo, hay que tener siempre presente que el hecho de que logre avances no quiere decir que ya esté totalmente curado o curada y que no necesite apoyo para prevenir recaídas.

En este sentido seguir aplicando los consejos antes comentados, incluso cuando parezca haberse recuperado, es algo que le ayudará a salir de su depresión de la mejor manera posible y no volver a ella.

Promueve el tratamiento

Es frecuente que las persona con depresión no reconozcan que están enfermas y si lo reconocen les cueste aceptarlo, porque pueden sentir vergüenza o incluso pueden creer que lograrán superarla solos sin apoyo ni ayuda. Pero en prácticamente todos los casos esto solo agrava el cuadro depresivo.

Insistir a la persona que busque ayuda profesional es fundamental, y es tu deber como amigo o familiar, si realmente quieres verlo o verla mejorar y que vuelva a disfrutar de su vida. Para ello ten en cuenta lo siguiente:

  • Habla con la persona y dile que no la ves bien y que estás preocupado por él o ella.
  • Explícale que no debe sentirse mal por estar deprimido o deprimida y que es una enfermedad que con tratamiento profesional es totalmente superable.
  • Instalo o instala a buscar apoyo profesional de un psicólogo o psiquiatra competente.
  • Ayúdale a asistir a la consulta, y acompañándolo.
  • Exprésale que estás dispuesto a ayudarle y apoyarle en todo el proceso y que puede contar contigo incondicionalmente.

Si adviertes que tu familiar o amigo está teniendo pensamientos o ideas de suicidio o muerte, háblalo con sus padres o persona allegadas y/o ponte tú mismo o misma en contacto con un profesional que te oriente sobre los pasos a seguir.

Ten en todo momento presente que cualquier persona que esté atravesando una depresión tiene que recibir ayuda especializada. No obstante, tú como familiar o amigo también puedes ser una parte importante de su proceso de recuperación.

Por ello tener en cuenta las pautas y consejos antes mencionados es crucial para que tu ser querido logre sentirse nuevamente bien.

 

Cuéntanos en los comentarios si tienes algún ser familiar o amigo que esté atravesando una depresión. También dejamos cualquier duda que tengas y trataremos de ayudarte en lo que podamos 😉

 

IMPORTANTE: Recuerda que esta información no reemplaza la opinión médica, ni el consejo o tratamiento profesional. Por favor busca ayuda especializada si tú o un familiar o amigo sufre depresión.

 

Si te gustó este artículo, también te va a gustar:

 

Si te ha gustado este artículo y te ha sido útil, ayúdanos a compartirlo con más personas para que se beneficien de esta información. ¡Desde ya muchas gracias! 😉

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (RGPD) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

– Responsable: Ramiro Rementería.

– Finalidad: la finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este sitio web.

– Legitimación: tu consentimiento de que quieres comunicarte con nosotros.

– Destinatarios: los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD.

– Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!