Seleccionar página

Depresión por divorcio o divorcio por depresión: ¿Qué llega antes?

Depresión por divorcio o divorcio por depresión

¿Qué llega antes, la depresión por divorcio o el divorcio por padecer depresión?… Hoy en día todos sabemos que las depresiones no son fáciles de detectar, asumir ni tratar.

Y en muchos casos una mala convivencia o la falta de entendimiento y comprensión en la pareja provoca tanto el divorcio como la depresión y no se sabe qué ocurrió primero o qué ha condicionado qué. Siempre en estos casos la ayuda de profesionales puede ser invaluable.

En este artículo te contamos qué llega antes: el divorcio o la depresión. Y qué puedes hacer si estás pasando por este mal momento.

¿Qué llega antes?

Qué llega antes

El orden no es lo importante, lo más importante es adelantarse. Cuando una depresión es tratada por profesionales normalmente se obtienen buenos resultados.

Ya sea que la depresión cause el divorcio o el divorcio cause la depresión, con tratamiento y asesoramiento profesional en ambos casos se puede evitar un desenlace negativo.

Por otro lado, es reiterado y frecuente que una de las personas de la pareja piense “quiero separarme, pero si me separo no tengo donde ir. Y esa incertidumbre es muy dura.

También ocurre, en muchos casos, que una de las principales causas más visibles y frecuentes es un divorcio por falta de intimidad, ya sea que esto se produzca por problemas de comunicación, por disparidad de caracteres, por un estado depresivo, o por cualquier otro factor.

Asimismo, en muchos casos sólo es la falta de unión sentimental que hace que la evolución de cada miembro del matrimonio vaya en una dirección diferente y acabe en frustración, insatisfacción y nazca la necesidad de cambio, lo que puede llevar al divorcio.

Crisis, depresión y divorcio

Crisis, depresión y divorcio

Cuando se producen crisis matrimoniales en la pareja muchas veces llegan al punto que producen una separación. En estos casos, tras la separación, es bastante frecuente que una de las dos partes, o incluso las dos, caigan en una depresión.

Pero también en ocasiones los divorcios se producen por problemas en la pareja causados por estados depresivos de una de las partes.

En ambos casos, como comentamos antes, la intervención de especialistas y profesionales cualificados pueden evitar la separación, o al menos mediar para que ésta no sea traumática para una de las partes o para ambas.

Lo cierto es que la mayoría de las veces un divorcio provoca estados de desesperación y malestar en quienes lo transitan, y también en los hijos (en el caso de que los halla).

Muchas veces se experimentan sentimientos de frustración, fracaso, angustia y decaimiento que deben ser atendidos por profesionales para que no pasen a instancias que puedan perjudicar gravemente la calidad de vida de la persona que los padece.

¿Qué es la depresión?

Qué es la depresión

La depresión es un estado de malestar que se caracteriza por pensamientos de tristeza profunda y sostenida, entre otros síntomas, y que lleva a que la persona pierda el sentido de su vida.

En ocasiones una depresión puede ser tratada con éxito mediante la psicoterapia, sin necesidad de recurrir a medicamentos, aunque esto es algo que debe evaluar el profesional tratante.

Comúnmente los estados depresivos tras una separación suelen aparecer cuando el divorcio es deseado por una de las partes, pero no por la otra. Sintiéndose ésta última como una víctima de la situación.

¿Qué se debe hacer en estos casos?

Qué se debe hacer en estos casos

La gravedad y duración de una depresión causada por un divorcio puede variar mucho según cada persona. Algunas personas la pueden superar al cabo de dos o tres meses, mientras que otras pueden acarrearla durante dos o tres años.

En cualquier caso, solicitar una opinión profesional es la mejor alternativa y solución.

Normalmente, existen cuatro etapas por la que suele atravesar una persona tras un divorcio:

  • Etapa 1 – Negación: La persona no quiere aceptar que la otra persona no desee seguir con la relación, y espera con esperanza una reconciliación.
  • Etapa 2 – Euforia: En esta etapa la persona puede entender que salir y tener aventuras puede ser la solución a su malestar.
  • Etapa 3 – Depresión profunda: Es aquí cuando la persona comienza a ser más consciente de su malestar y de que la relación está decididamente terminada.
  • Etapa 4 – Recuperación: Aquí la persona logra superar la separación e inicia un nuevo camino en su vida, con optimismo, ya sin la presencia de la otra persona en ella.

Transitar estas cuatro etapas es normal y saludable. Pero en ocasiones las personas no logran superar la tercera etapa y permanecen de este modo en un bucle que genera cada vez mayor malestar.

Consejos para afrontar el divorcio

Consejos para afrontar el divorcio

Veamos algunos consejos a tener en cuenta ante una separación o divorcio:

  • Reconocer la separación o divorcio y el fin de la relación: Aceptar que la relación ha terminado es el primer paso a dar. Tener emociones negativas es normal, ya que forman parte del duelo. Pero si se extienden en el tiempo y perjudican la calidad de vida de la persona se debe solicitar el consejo de profesionales.
  • No obsesionarse con encontrar nueva pareja: Es frecuente que la persona piense que la mejor solución es encontrar rápido una nueva pareja. Y si bien en ocasiones esto puede ser bueno, en otros casos es necesario hacer un duelo antes de embarcarse en una nueva aventura. Gradualmente, se irá recuperando el bienestar y se estará en mejores condiciones de iniciar una nueva relación.
  • No aislarse: Muchas personas solo desean aislarse. Esto no es bueno y puede favorecer la aparición de síntomas depresivos. Si bien es necesario afrontar el duelo y darse tiempo para vivirlo con naturalidad, es importante también apoyarse en aquellas personas de confianza, como familiares y amigos, para que nos apoyen y ayuden a superar esta difícil etapa.

 

Como ves en ocasiones es difícil determinar qué llega antes, si la depresión o el divorcio, y en realidad se pueden dar ambos casos. Pero de cualquier manera siempre hay que buscar la ayuda profesional y apoyarse en los seres queridos que nos aprecian.

Esperamos que te haya sido de utilidad este artículo, nos encantaría conocer tu experiencia. Nos la puedes contar debajo en los comentarios.

 

IMPORTANTE: Por favor no tomes esta información como un reemplazo del consejo profesional. Solicita una opinión de especialistas si tienes dudas sobre tu salud.

 

Fuentes consultadas:

  • Familylives. (agosto de 2022). Dealing with stress and depression during divorce and separation. Recuperado de: https://www.familylives.org.uk/advice/divorce-and-separation/thinking-about-divorce/dealing-with-stress-and-depression-during-divorce-and-separation
  • Healthline. (16 de diciembre de 2016). Managing Depression After Divorce. Recuperado de: https://www.healthline.com/health/depression/depression-and-divorce
  • NIH. (13 de agosto de 2013). Marital Dissolution and Major Depression in Midlife: A Propensity Score Analysis. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5880534/
  • PsychCentral. (21 de febrero de 2022). Overcoming Depression After Divorce. Recuperado de: https://psychcentral.com/depression/ways-to-beat-depression-after-a-divorce
  • Talkspace. (8 de octubre de 2021). Overcoming Divorce Depression: Getting By Post-Divorce. Recuperado de: https://www.talkspace.com/blog/divorce-depression/
  • WebMD. (17 de diciembre de 2009). Depression and Divorce. Recuperado de: https://www.webmd.com/depression/features/divorcing-depression

 

Si te ha gustado este artículo y te ha sido útil, ayúdanos a compartirlo con más personas para que se beneficien de esta información. ¡Desde ya muchas gracias! 😉

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (RGPD) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

– Responsable: Ramiro Rementería.

– Finalidad: la finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este sitio web.

– Legitimación: tu consentimiento de que quieres comunicarte con nosotros.

– Destinatarios: los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD.

– Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!