Cuando se padece una depresión la apatía suele ser la actitud más generalizada pero la práctica de ciertos ejercicios puede motivarte para conseguir llevar a cabo muchas de las cosas que te propongas, te invitamos a realizar el siguiente ejercicio incluso si no te sientes deprimida ya que te será muy útil para que te recuerdes a ti misma qué es lo que SI quieres en tu vida y qué debes eliminar de ella.

Este ejercicio te ayudará a identificar cuáles son tus deseos y aspiraciones, las cosas por las que debes luchar y esforzarte y cuáles son las cargas que debes “quitar de tu mochila” para poder volar más alto.

Ejercicio para mejorar la motivación en 3 pasos

depresion-y-trastornos-depresivos

Primer paso: Toma una hoja de papel y divídela en dos, realizando una línea vertical… Luego escribe del lado izquierdo todos los aspectos negativos de tu vida y todo lo que en general te provoca dolor. Tomate el tiempo que necesites para incluir todo lo que te provoque una sensación de frustración o insatisfacción. Empezar a identificar el dolor y reconocerlo es el primer paso para enfrentarse a él y superarlo. Si no sabes que es lo que te hace mal, nunca podrás eliminarlo de tu vida.

Segundo Paso:  Al igual que con los aspectos negativos, tendrás que escribir en la misma hoja (del lado derecho) TODO lo que te ilusiona y los sueños que realmente quieres conseguir. Nuevamente tomate el tiempo que necesites para incluir todo lo que te apasiona, lo que ya tienes y lo que quieres tener. Deja volar tu imaginación, permítete soñar en grande. Luego relájate e intenta visualiza y sentir como seria tu vida con todos estos objetivos cumplidos, esto es fundamental que lo hagas. Tus propias limitaciones mentales son el obstáculo más que te impide lograr tus sueños y metas, con este pequeño pero poderoso ejercicio empezarás a derribar esas barreras.

Tercer Paso: Guarda esta hoja en tu mesa de noche o en tu cartera y tomate a diario 5 minutos para repasar los aspectos positivos y negativos proponiéndote dejar a un lado los aspectos dolorosos para dar cabida a todos tus sueños e inquietudes positivas. Imagina como te gustaría ser y vivir en un periodo corto de tiempo, y también a largo plazo. Visualiza como te sentirías, que pensarías, como actuarias si ya tuvieras todo lo que deseas. Hacer esto no solo te hará sentir muy bien, ya que hará que tu organismo genere sustancias químicas que te darán una agradable sensación de bienestar, sino que además verás como poco a poco esas metas y sueños que ahora te parecen lejanos empiezan a verse más cercanos y posibles de alcanzar. A medida que pasen los días empezarás a tener más claro que deseas y quieres para ti y que no quieres en tu vida y podrás comenzar a plantearte objetivos pequeños que te acerquen a tus metas y te alejen de tus frustraciones y problemas.

Pregúntate frecuentemente para recordarte a ti misma: ¿Cuáles son tus metas, tus anhelos y tus deseos más profundos? ¿Y cuáles son aquellas cosas que te causan dolor y debes eliminar de tu vida?…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest