Son múltiples los factores de riesgo asociados a la depresión: biológicos, genéticos, traumas, etc. La carga genética, contra la que poco se puede hacer, es un factor de riesgo que puede llevar a padecer depresión. Existen determinados genes en nuestras cadenas de ADN cuya carencia o presencia puede desencadenar la aparición de la enfermedad.

La alimentación también puede afectar en mayor o menor medida a los estados de ánimo.

Al respecto, los médicos aconsejan una alimentación equilibrada; puesto que el cerebro es el órgano del cuerpo que más recursos energéticos consume y una alimentación deficiente altera su funcionalidad.

Por otra parte, una baja autoestima, un estado anímico en que nos minusvaloramos y la caída en bucles de pensamientos negativos, supone un riesgo de padecer depresión.

Sufrir un acontecimiento traumático y no superarlo es una causa probable de depresión, por ello es fundamental mantener un estado mental sano, fomentando pensamientos positivos y no dejándose avasallar por ideas negativas, sino por el contrario buscar alternativas a los retos diarios y soluciones adecuadas para cada individuo y su problemática particular.

¿Qué medicamentos se utilizan para tratar la depresión?

depresion y medicamentos para tatarla

Las distintas formas de depresión que se pueden dar en las personas se tratan de diversa manera una vez se diagnostican. A veces, algunas sesiones de psicoterapia son suficientes para superar el estado anímico bajo o depresivo en el que un individuo puede estar sumido.

Sin embargo, en muchas ocasiones la medicina aconseja el uso de tratamiento farmacológico para paliar los efectos negativos de la depresión y de los síntomas de la depresión y procurar la recuperación del paciente.

Los antidepresivos son unos de los medicamentos más eficaces para el tratamiento de la depresión cuando ésta alcanza estados patológicos. Estos medicamentos se administran al paciente en atención, especialmente, a los efectos secundarios que presentan y considerando la coexistencia de la depresión con enfermedades ajenas a la misma.

La mayoría de los antidepresivos que se utilizan para combatir la depresión están relacionados con la inhibición de determinadas sustancias que intervienen en los neurotransmisores.

Cuando la depresión se diagnostica como de origen orgánico algunas de sus causas están relacionadas con la capacidad de las células cerebrales (neuronas) para comunicarse entre ellas. Por lo que algunos medicamentos antidepresivos actúan sobre el sistema neurológico.

No obstante, cuando la decadencia del estado anímico viene dada por situaciones no orgánicas, como estrés o cansancio, la primera solución pasa por aportar al organismo las vitaminas y nutrientes esenciales que necesita para desarrollar una actividad normal. Esto ya se sabía desde antaño, llegando a la actualidad a través de la medicina tradicional, como es el consumo de ginseng o jalea real.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest