Banner OMSICA 700 x 120

Causas de la depresión

Si bien la investigación médica ha contribuido mucho a nuestra comprensión de la depresión, no existe una idea definitiva sobre que causa los trastornos del estado de ánimo; los científicos no conocen el mecanismo exacto que desencadena los episodios depresivos.

Según un informe de Psychology Today: “De los estadounidenses nacidos antes de 1905, el 1% sufría depresión a los 75 años de edad. De los que nacieron medio siglo después, un 6% la padecía a los 24 años de edad”. El informe concluye: “que un cambio tan drástico en tan breve espacio de tiempo solo puede ser debido a factores externos o sociales y no únicamente a causas genéticas”.

Por lo tanto, no es posible hablar de un único origen de las depresiones sino por el contrario se piensa que son el resultado de una serie de factores que trabajan juntos.

Los factores más importantes son los genéticos, hormonales, químicos y psicosociales. Pero este trastorno también puede desarrollarse debido a una enfermedad física, una reacción a un  medicamento, o como resultado de adicciones u otros trastornos psicológicos.

Las depresiones pueden ser endógenas o reactivas según sea que se ocasionen sin que exista una causa externa o bien por un acontecimiento que genere tristeza. Una depresión puede deberse en los distintos individuos a ambos factores, exógenos y endógenos, en diferentes proporciones.

Factores Genéticos

Los científicos creen que los factores genéticos juegan un papel importante. Determinados tipos de depresión generalmente afectan a miembros de una misma familia, pero no siempre; esto sugiere que se puede heredar o no una predisposición biológica.

Tener una predisposición genética no quiere implicar que necesariamente se vaya a padecer esta enfermedad. No todas las personas con predisposición genética para el trastorno bipolar lo padecen.

Se piensa que existen otros factores adicionales que pueden contribuir a desencadenar la enfermedad, como el estrés, los problemas familiares, de trabajo o en el estudio.

De todos modos las investigaciones demuestran que aquellas personas con antecedentes familiares de trastornos depresivos en general son más proclives a sufrir trastornos afectivos que aquellos individuos sin estos antecedentes.

Factores Químicos

Las anormalidades -y desequilibrios- en la liberación de ciertos neurotransmisores -sustancias naturales que permiten a las células del cerebro comunicarse entre sí- están asociadas con las causas básicas de los trastornos depresivos. Los neurotransmisores que se ven alterados son los siguientes: serotonina, acetilcolina, catecolaminas, noradrenalina y adrenalina.

Los científicos piensan que una deficiencia de serotonina puede causar los problemas de sueño, irritabilidad y ansiedad asociados a la depresión. Del mismo modo, una disminución en la cantidad de noradrenalina, que regula el estado de alerta y excitación, puede contribuir a la fatiga y al estado de ánimo deprimido.

Las causas de la alteración de estos neurotransmisores pueden ser diversas, como los trastornos del sueño, la herencia genética o anomalías estructurales cerebrales leves, entre otras.

Factores Hormonales

Las alteraciones en la glándulas hipotálamo e hipófisis -ubicadas en el cerebro- y las glándulas suprarrenales -que se encuentran en los riñones- pueden dar lugar a los trastornos depresivos. Las glándulas hipotálamo, hipófisis y suprarrenales funcionan  sincronizadas entre sí, de manera que el hipotálamo segrega una hormona que estimula a la hipófisis, la cual produce otra hormona que a su vez estimula a las glándulas suprarrenales a producir cortisol.

El cortisol es una hormona que genera el organismo en respuesta al estrés, el enojo o el miedo. El nivel de cortisol en el torrente sanguíneo tiene picos en la mañana y luego disminuye a medida que avanza el día. Comúnmente se produce un mecanismo llamado de retroalimentación donde la cantidad de hormona segregada frena a la glándula que la ha segregado. Pero en las personas deprimidas, los niveles de cortisol no se estabilizan o disminuyen en la tarde o noche. Los individuos con depresión mayor generalmente tienen niveles de cortisol altos. Estos niveles tienden a aumentar en todas las personas que viven con estrés a largo plazo.

También hay otras hormonas que pueden tener influencia en los trastornos depresivos, como son las hormonas femeninas, los estrógenos y la progesterona. Además, determinadas hormonas del estrés y del crecimiento cuando presentan niveles anormales pueden desencadenar una depresión.

Factores Psicosociales

Existen ciertas situaciones traumáticas -perder  a un ser querido, una enfermedad crónica, divorcio o una situación de fuerte estrés- que pueden provocar la depresión. También puede aparecer una depresión luego de un cambio de vida grande como graduarse, casarse o comenzar un nuevo trabajo.

Esto generalmente ocurre en personas vulnerables, que tienen ciertos patrones de comportamientos -baja autoestima, ansiedad, pesimismo- y/o que poseen un carácter con cualidades extremas –como el perfeccionismo, la dependencia o la autoexigencia-, que favorecen el desencadenamiento de la depresión.

Comúnmente los trastornos de ansiedad o de inseguridad tienen su origen en la infancia por un hecho puntual o en individuos privados de afectos, sobreprotegidos o con experiencias traumáticas.

Otras causas de la depresión:

Causas Médicas

En otros casos la depresión puede deberse a determinados trastornos médicos generales que son depresógenos como el post-infarto de miocardio, el cáncer y el VIH/SIDA. Se estima que entre el 20% y el 50% de las personas que padecen estas enfermedades son afectadas por la depresión. Esto puede deberse a una debilidad física y al estrés generado por la propia enfermedad. La depresión puede hacer que las condiciones médicas empeoren, ya que puede debilitar el sistema inmunológico y hacer más difícil de soportar la enfermedad.

Generalmente la mayoría de los trastornos orgánicos cerebrales son acompañados de depresión. Como ocurre con la enfermedad de Parkinson, los traumatismos craneoencefálicos, etc.

Adicciones/Abuso de sustancias

Normalmente el abuso de sustancias también puede producir estados depresivos. La mayor parte de las depresiones adictivas se deben al abuso del alcohol y drogas.

Otros trastornos psicológicos

Los trastornos de alimentación, los trastornos de ansiedad y la esquizofrenia, entre otros trastornos psicológicos suelen aparecer junto con la depresión.

Artículos relacionados:

Banner OMSICA 700 x 120

Descárga AHORA Reporte sobre Depresión TOTALMENTE GRATIS

En el encontrarás todo lo que necesitas conocer: Qué es la depresión, Cuáles son sus causas y factores de riesgo, Qué síntomas se presentan, Cómo se diagnóstico, Qué tratamientos existen para combatirla y Qué estilo de vida es recomendado.

New Graphic

Tu Privacidad Está 100% Segura. Odiamos el SPAM Tanto como tú. Podrás darte de baja cuando lo desees.