Motivación: para combatir la depresión

Motivación: para combatir la depresión

Cuando se padece una depresión la apatía suele ser la actitud más generalizada pero la práctica de ciertos ejercicios puede motivarte para conseguir llevar a cabo muchas de las cosas que te propongas, te invitamos a realizar el siguiente ejercicio incluso si no te sientes deprimida ya que te será muy útil para que te recuerdes a ti misma qué es lo que SI quieres en tu vida y qué debes eliminar de ella.

Este ejercicio te ayudará a identificar cuáles son tus deseos y aspiraciones, las cosas por las que debes luchar y esforzarte y cuáles son las cargas que debes “quitar de tu mochila” para poder volar más alto.

Ejercicio para mejorar la motivación en 3 pasos

depresion-y-trastornos-depresivos

Primer paso: Toma una hoja de papel y divídela en dos, realizando una línea vertical… Luego escribe del lado izquierdo todos los aspectos negativos de tu vida y todo lo que en general te provoca dolor. Tomate el tiempo que necesites para incluir todo lo que te provoque una sensación de frustración o insatisfacción. Empezar a identificar el dolor y reconocerlo es el primer paso para enfrentarse a él y superarlo. Si no sabes que es lo que te hace mal, nunca podrás eliminarlo de tu vida.

Segundo Paso:  Al igual que con los aspectos negativos, tendrás que escribir en la misma hoja (del lado derecho) TODO lo que te ilusiona y los sueños que realmente quieres conseguir. Nuevamente tomate el tiempo que necesites para incluir todo lo que te apasiona, lo que ya tienes y lo que quieres tener. Deja volar tu imaginación, permítete soñar en grande. Luego relájate e intenta visualiza y sentir como seria tu vida con todos estos objetivos cumplidos, esto es fundamental que lo hagas. Tus propias limitaciones mentales son el obstáculo más que te impide lograr tus sueños y metas, con este pequeño pero poderoso ejercicio empezarás a derribar esas barreras.

Tercer Paso: Guarda esta hoja en tu mesa de noche o en tu cartera y tomate a diario 5 minutos para repasar los aspectos positivos y negativos proponiéndote dejar a un lado los aspectos dolorosos para dar cabida a todos tus sueños e inquietudes positivas. Imagina como te gustaría ser y vivir en un periodo corto de tiempo, y también a largo plazo. Visualiza como te sentirías, que pensarías, como actuarias si ya tuvieras todo lo que deseas. Hacer esto no solo te hará sentir muy bien, ya que hará que tu organismo genere sustancias químicas que te darán una agradable sensación de bienestar, sino que además verás como poco a poco esas metas y sueños que ahora te parecen lejanos empiezan a verse más cercanos y posibles de alcanzar. A medida que pasen los días empezarás a tener más claro que deseas y quieres para ti y que no quieres en tu vida y podrás comenzar a plantearte objetivos pequeños que te acerquen a tus metas y te alejen de tus frustraciones y problemas.

Pregúntate frecuentemente para recordarte a ti misma: ¿Cuáles son tus metas, tus anhelos y tus deseos más profundos? ¿Y cuáles son aquellas cosas que te causan dolor y debes eliminar de tu vida?…

La importancia de un buen descanso para la salud mental

La importancia de un buen descanso para la salud mental

Dormir un mínimo de 7 a 9 horas diarias es lo aconsejable para un buen rendimiento físico e intelectual. Cuando se padece una depresión uno de los síntomas que suele aparecer es el- insomnio y esto conlleva un- empeoramiento de la enfermedad, creándose así un circulo vicioso del que puede resultar difícil salir.

6 claves a tener en cuenta para dormir mejor

trastornos-del-sueno-depresion

En principio parece difícil salir de este bucle pero para conseguir dormir mejor y tener un sueño de calidad que sea totalmente reparador existen ciertas claves que se pueden tener en cuenta:

  • La actividad física es un buen aliado para dormir bien. Abandonar la vida sedentaria y hacer ejercicios físicos regularmente ayuda a combatir el insomnio.
  • A la hora de ir a la cama, ir preocupada hará que no se concilie el sueño. La meditación, los ejercicios como el yoga o las técnicas de relajación ayudan a conseguir un estado de relax, lo que a su vez, ayuda a descansar muchísimo mejor.
  • Es muy importante imponerse una rutina de horarios para ir a dormir y para levantarse. O el cuerpo y la mente adquirirán un patrón de conducta por sí mismo, que muchas veces puede no ser el mejor para ti.
  • Otro aspecto que ayuda a descansar mejor es ir a la cama tras haber transcurrido como mínimo 90 minutos desde la última comida. La cena nunca debe ser abundante y hay que evitar las bebidas estimulantes como el café, bebidas cola, té, etc. Por otro lado tampoco es conveniente ir a la cama con el estomago vacío.
  • Un buen baño caliente es muy relajante y ayuda a conciliar el sueño.
El ejercicio físico, aliado en la prevención y el tratamiento de la depresión

El ejercicio físico, aliado en la prevención y el tratamiento de la depresión

Es posible controlar muchos de los síntomas de la depresión mediante la práctica rutinaria de ejercicio físico adecuado, ya que favorece la relajación y contribuye a tener un mayor control en situaciones de estrés.

Cualquier tipo de ejercicio es válido: correr, caminar, montar en bicicleta, yoga, juegos de equipo y en general cualquier ejercicio cardiovascular y aeróbico leve o moderado, siempre de acuerdo a las condiciones físicas de la persona.

Consejos prácticos para reducir la depresión

ejercicio-para-combatir-la-depresion

En particular cuando se padece esta enfermedad es recomendable tener en cuenta los siguientes 5 consejos:

  • Siempre que sea posible es aconsejable hacer los ejercicios en el exterior.
  • Ejercitarte regularmente y de forma constante. Es conveniente comenzar con ejercicios suaves pocos minutos al día e ir aumentando la intensidad y el tiempo de práctica gradualmente.
  • Los ejercicios de relajación (como el yoga o el tai-chi) ayudan a eliminar la tensión muscular y mental consiguiendo con ellos un estado de paz interior y armonía con el entorno.
  • Los ejercicios de respiración también están especialmente indicados cuando se sufren episodios de ansiedad o depresión. Ayudan a evitar la hiperventilación que suele aparecer en el transcurso de estos episodios de angustia.
  • Controlar la mente mediante ejercicios como el yoga o Pilates ayuda a conseguir un estado de calma que influye positivamente para afrontar con mayor entereza los retos diarios y a ser más resolutivos.

Yoga, pilates, tai-chi, meditación, caminar, correr, nadar, montar en bicicleta… son muchas las opciones que hay a tu disposición… solo debes elegir la que más te agrade y mejor se adapte a tus aptitudes y condiciones físicas y te reporte satisfacción realizarla, y  comenzar a practicarla de manera regular.

El ejercicio físico es considerado generalmente la herramienta más poderosa para combatir la depresión.

Nutrición sana y equilibrada para combatir la depresión

Nutrición sana y equilibrada para combatir la depresión

Está demostrado que lo que se ingiere afecta al estado anímico ya que hay ciertos alimentos que influyen en el comportamiento de ciertas sustancias químicas como la serotonina.

Esta sustancia se produce en el cerebro y, en unos valores normales, es la encargada de regular el sueño, la irritabilidad, el apetito, los estados anímicos, etc.

Cuando en el organismo hay algún factor que altera los circuitos neurotransmisores, el nivel de serotonina baja dando lugar a modificaciones del comportamiento y a estados depresivos.

Por lo tanto, nutrirse correctamente es importante para el organismo tanto a nivel físico como a nivel psicológico y emocionall.

7 consejos para comer mejor y más sano

A continuación 7 recomendaciones para llevar a cabo una alimentación equilibrada que logre evitar y combatir eficientemente la depresión:

  • No someterse a dietas rigurosas que no aporten los nutrientes esenciales para el organismo, ya que esto deprime el sistema inmunológico y la capacidad de respuesta del organismo ante las adversidades.
  • Hacer 6 comidas diarias. Lo ideal es hacer 4 comidas principales que no sean muy copiosas y 2 entre-comidas para ayudar a mantener estables los neurotransmisores del cerebro y el nivel de azúcar en sangre.
  • Consumir alimentos que aporten fibras, vitaminas, minerales y antioxidantes para proteger a nuestro organismo y mente. Trata de incluir los siguientes alimentos a tu dieta: frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, lácteos desnatados, pescado y carne magra.
  • Consumir alimentos ricos en ácidos grasos esenciales como el aguacate, nueces, germen de trigo, semillas y aceite de girasol, etc. Los ácidos grasos son necesarios para nuestro organismo y solo pueden conseguirse a través de la alimentación.
  • Evitar en la medida de lo posible el consumo de azucares simples y las bebidas estimulantes.
  • Incluir en cada comida al menos un alimento rico en hidratos de carbono como la patata o los cereales integrales.

En caso de ansiedad, recurrir a una entre-comida seleccionando alimentos como frutas o yogures desnatados.

 

Factores que influyen en la depresión postparto

Factores que influyen en la depresión postparto

La depresión postparto es una depresión temporal que está relacionada con el embarazo y el parto. Se presenta en dos maneras: de aparición temprana y de aparición tardía.

Los síntomas de aparición temprana en cuanto a la depresión postparto incluyen tristeza, llanto, ansiedad y problemas para dormir.

Estos síntomas tienden aparecer dentro de varios días  después del parto y se extienden de 10 a 12 días después del nacimiento del bebé. Generalmente, el único tratamiento que es necesario es la tranquilidad y un poco de colaboración con las tareas domésticas y el cuidado del neonato.

Los síntomas que se ven de la depresión postparto – que puede durar desde pocas semanas hasta un año inclusive – pueden llegar a ser muy intensos, incluso aterradores para las mujeres lo llegan a padecer.

La madre del neonato se puede sentir incapaz de cuidar de su él o de sí misma. Tareas diarias y sencillas, como vestirse, trabajar y cocinar bien sea cerca de casa o en el trabajo, puede parecer imposible.

Otros síntomasde la depresión post parto pueden ser:

-Agitación e irritabilidad

-Sentimiento de inutilidad o culpa

-Sentirse retraído o desconectado

-Cambios en el apetito

-Falta de placer o interés en todas o en la mayoría de las actividades

-Pérdida de energía

-Pérdida de la concentración

-Sentimientos negativos hacia el bebé

-Pensamientos de muerte o suicidio

-Ansiedad considerable

-Dificultad para dormir

-Sentir temor de quedarse sola con el bebé

-Presentar sentimientos negativos hacia el bebé o incluso imaginar la posibilidad de hacerle daño (aunque estos sentimientos sean aterradores, rara vez se suelen materializar, no obstante a esto, usted debería comentarle a su médico sobre estas cosas inmediatamente.)

-Un hecho estresante, como podría ser la enfermedad o la misma muerte de un ser querido, cambio de lugar de residencia o dificultades en el lugar de trabajo.

-Tener un recién nacido con problemas físicos o de comportamiento.

-Falta de apoyo a nivel emocional, como la falta de una figura de apoyo y soporte ante un conflicto o conflictos con la pareja.

-Autoestima baja o problemas para manejar el estrés.

-La falta de sueño.

-Si el embarazo no fue deseado.

-Ideas poco realistas acerca de la maternidad.

-Un embarazo largo y complicado.

¿Qué causa la depresión posparto?

La causa exacta y precisa de la depresión postparto es todavía, hoy en día objeto de debate entre los profesionales debido a lo incierto que llega a ser.

Muchos creen que los cambios hormonales que suelen ocurrir durante el embarazo y el parto son la principal razón y se le achacaría la responsabilidad de la enfermedad.

La progesterona y el estrógeno, las hormonas de reproducción femeninas, aumentan diez veces su número durante el embarazo. Estos cambios dicen que aparentemente pueden desencadenar la depresión postparto.

También podría ser causada o agravada por el cansancio del parto y embarazo, la falta de sueño en las primeras semanas de vida del bebé, es estrés.

Con la ayuda profesional, casi todas las mujeres que han llegado a sufrir depresión postparto han sido capaces de superarla y proceden a cuidar de manera correcta a sus hijos.

Hierba de San Juan, Beneficios y Efectos secundarios

Hierba de San Juan, Beneficios y Efectos secundarios

La Hierba de San Juan está indicada internamente para el tratamiento de la depresión, la ansiedad, terrores nocturnos, trastornos neurovergetativos asociados al climaterio, euneresis, espasmos gastrointestinales, disquinesias biliares, gastritis, diarreas, ulcus gastroduodenales, asma, colon irritable, varices, fragilidad capilar y hemorroides.

La hipericina presente en esta hierba produce un efecto antidepresivo, al inhibirse la acción de la monoamino oxidasa (IMAO) tras su consumo, la hiperforina es un tranquilizante suave.

Su aceite esencial y los taninos le otorgan una acción antiséptica, cicatrizante y astringente; los flavonoides, provocan un efecto colagogo, espasmolítico y vitamínico P (venotónico, vasoprotector capilar).

Hierba de San Juan como Antidepresivo: Se han hablado muchas cosas de este tema, en donde se ha podido demostrar que la presencia de hipericina le confiere propiedades que resultan ser antidepresivas para casos leves. Esta sustancia actúa sobre el organismo de manera muy similar a como lo llega a hacer cualquier droga de síntesis sin presentar los inconvenientes que presentan las mismas.

Hierba de San Juan como Tónico nervioso: Su uso durante largas instancias de tiempo entiéndase entre unos 4 y 6 meses suele constituir un tónico que repara el sistema nervioso. A diferencia de otros sedantes, la hierba de san Juan no tiene efectos negativos derivados por la acumulación de toxinas en la sangre, sobre todo para el hígado.

Hierba de San Juan como Digestivo: Es un buen remedio cuando aparece la acidez gástrica y, más aun, en el tratamiento de la úlcera que se produce en el estómago, vómitos y diarreas.

Uso externo de la hierba de San Juan: Su riqueza en taninos ha transformado a esta hierba desde antaño en una de las mejores armas para la curación de las quemaduras o llagas y cicatrización de heridas. Le podemos considerar como un antibiótico de la Edad Media, por la gran importancia que tuvo esta hierba en la curación de las heridas producto de la guerra. En el siglo XVI se la llamó Hierba de las heridas y luego la Hierba militar.

Efectos secundarios de la hierba de San Juan: El uso interno de la hierba de san Juan debe ser suspendido si se toman otros medicamentos pues presentaría muchas incompatibilidades con los barbíturicos, narcoticos, antidepresivos, inhibidores de la acidez, entre otros. En cualquier caso, si se ha de ingerir algún medicamento o se está tomando alguno, lo mejor sería consultar al médico antes de emprender estas curas que se realizan con esta planta.

Toxicidad de la hierba de San Juan: La hipericina al tener contacto con la luz solar suele producir efectos de fotosensibilización en la piel que ha sido aplicada. Por ello es aconsejable que, en caso de seguir un tratamiento de uso externo con esta planta, la piel no debe ser expuesta a los rayos de luz solares. No deben ingerirse preparados de esta hierba durante el período de embarazo.

 

Depresión ¿Qué es y cómo se combate?

Depresión ¿Qué es y cómo se combate?

La Depresión es una enfermedad o trastorno mental que se caracteriza principalmente por una tristeza profunda, pérdida de interés por todo, decaimiento anímico, baja autoestima y disminución de las funciones psíquicas.

Si te encuentras deprimido, lo mejor es que tomes cartas en el asunto, las depresiones no se curan solas, hay que actuar para dejarlas a un lado. Aparte de pedir ayuda a un médico especialista o terapeuta, hay ciertas cosas que puedes llevar a cabo para así encontrarte en un mejor estado anímico y mental.

¿Como combatir la depresión?

depresion-y-trastornos-depresivos

-Ejercicio físico.  A las personas con depresión no les suele apetecer estar activas. Pero, de cualquier modo, debes forzarte un poco, pídele a un amigo que te acompañe si lo necesitas para estar motivado. Al hacer del ejercicio un hábito, no vas a tardar mucho en notar cambios para mejor en tu estado anímico.

-Aliméntate bien. La depresión puede tener efectos sobre el apetito. Cuando están deprimidas, algunas personas pierden el apetito, mientras que a otras les sucede todo lo contrario. Si la depresión ha afectado a tus hábitos alimenticios, tendrás que tener muy clara la necesidad de alimentarte bien.

-Identifica los problemas, pero no les des muchas vueltas. Trata de identificar las circunstancias que han estado contribuyendo a tu depresión. En el momento que sepas qué es lo que te ha llevado a sentirte decaído y triste y el por qué, habla al respecto con algún amigo que te valore. Expresarse es una forma de dar rienda suelta a los sentimientos y de recibir un poco de comprensión al respecto. Si no tienes con quien expresarte, escribirlo es una opción adicional.

Una vez que ya hayas drenado esos sentimientos y pensamientos de alguna forma, centra tu atención en algo que consideres positivo. Toma medios para solucionar tus problemas.

-Pídele ayuda a alguien si la necesitas. Sentirse cercano a los amigos y la familia puede aliviar o ayudar con esos sentimientos al menos a sentir que pueden hacer algo por ti en lugar de limitarse a verte triste.

-Exprésate. Cuando uno está deprimido puede tener la idea de que tiene bloqueadas la creatividad y la capacidad para disfrutar de las cosas que le rodean. Pero ejercitando y trabajando la imaginación llevando a cabo cualquier actividad recreativa que se pueda considerar como artística expresiva, pues así no solo podrás mantener tus jugos creativos fluyendo sino que tal vez te ayude a experimentar positivas emociones. También es buena idea darte un tiempo para divertirte con un amigo o con una mascota.

-Ve el lado positivo de las cosas. La depresión repercute en los pensamientos de las personas que le padecen, haciendo así que todo parezca negro, negativo y triste.

Si la depresión te está haciendo ver solamente lo malo y feo de la vida, haz un esfuerzo por ver también las cosas buenas y que valen la pena.

Primero enfócate en ver una cosa que sea positiva, luego trata de buscar otra y así sucesivamente. Ten en cuenta tus bondades, puntos fuertes, dones y lo bueno que eres en ello y la fortuna que esto trae a tu vida.

La depresión no se cura de la noche a la mañana pero con ayuda profesional es muy probable que logres superarla.

Cómo superar la ansiedad

Cómo superar la ansiedad

Estás a punto de casarte, te acabas de graduar de la Universidad, tienes una reunión del trabajo muy importante o una entrevista laboral que podría cambiar el rumbo de tu vida profesional.

Muchas pueden ser las razones por las cuáles podemos sentirnos ansiosos. La parte buena del asunto es que existen varios métodos naturales con los que te  puedes echar una manito para superar la ansiedad, en este artículo te damos una vista a esos métodos.

Elimina los alimentos que causan ansiedad

Nuestro plan alimenticio está más que relacionado a lo sentimos. Hay alimentos o ciertos ingredientes que podrían estar aumentando los niveles de ansiedad en el cuerpo y no lo has notado.

Uno de estos es el café, es un energizante por excelencia, por lo que no falta en las oficinas. Si eres de tomarlo a menudo, a diario, en cantidades elevadas, podrías optar por el descafeinado o rebajarlo con leche.

Por otra parte, los alimentos saturados en su contenido de azúcares o almidón no resultan tampoco muy buenos bajo esta situación. Tal vez pienses que el helado, los dulces o las galletas pueden ser una gran opción para reducir el estrés, sin embargo, su efecto de alivio es pasajero y tiene efectos contraproducentes a mediano plazo. La mejor opción es consumir frutas o vegetales.

El alcohol también da resultados al principio y desaparece la tensión al momento, pero sus consecuencias terminan siendo bastante negativas.

Crea el ambiente perfecto para la relajación

Si vives con familiares o con tu pareja, pídeles un poco de espacio personal por tu salud, o simplemente aprovecha los momentos de soledad si este es tu ambiente de relajación deseado, busca establecer ambientes tranquilos para ti.

Coloca la música que te gusta, utiliza velas, inciensos o cualquier esencia aromática que te permita abrirte a la relajación y dejar a un lado la ansiedad, lee un libro, prepara algo de comer.

Desocupa tu agenda

Tal vez durante el transcurso de la jornada laboral tienes un montón de tareas o actividades que llevar a cabo y es probable que eso aumente tus niveles de ansiedad por salir de tu lugar de trabajo.

Sin embargo, muchos eventos que tenemos después del trabajo también pueden ser generadores de ansiedad y estar haciéndonos mal aumentando nuestros niveles de ansiedad.

Cómo reconocer los síntomas del trastorno bipolar

Cómo reconocer los síntomas del trastorno bipolar

Existe una serie de síntomas del trastorno bipolar que ayudan a detectarlo, aunque la mayoría de las ocasiones se trata de solo conjeturas. El trastorno bipolar es una de las enfermedades mentales más complicadas en ser detectada, y suele pasar bastante tiempo hasta que son diagnosticadas correctamente.

En otras ocasiones pasa que se sospecha que un familiar o que uno mismo está padeciendo bipolaridad pero no se entiende lo que le sucede y como hacérselo entender a los demás.

Señales que una persona puede ser bipolar

sintomas-del-trastorno-bipolar

-Muy buen ánimo

El trastorno bipolar se caracteriza por episodios de depresión y manía, de abajo a arriba. Durante una fase maníaca, hay pacientes pueden pasar por un quiebre total de la realidad.

Aun así, la hipomanía, como síntoma de la enfermedad, es un estado de hiperactividad en el que una persona se siente exuberante, aunque no ha perdido su contacto con la realidad.

-Inhabilidad para completar tareas

Una casa llena de proyectos a medio camino es una característica del trastorno bipolar. Aunque, las personas que sufren este trastorno y suelen aprovechar su energía cuando entran en una fase de hipomanía, pueden ser muy productivos.

-Depresión

Una persona que está en un estado depresivo bipolar suele verse como alguien con depresión normal. Ellos tienen los mismos conflictos de energía, sueño, apetito y atención, que aquellos con depresión regular.

-Verborrea

Muchas personas son habladoras por naturaleza, todos conocemos a una de estas personas que nunca guardan silencio. Incluso, “el habla acelerada”, es uno de los síntomas más vistos del trastorno bipolar.

Las personas bipolares en estas fases brincan de un tema a otro tema, sin que haya una conexión razonable y lógica entre ellos.

-Problemas laborales.

Las personas con el trastorno bipolar suelen tener líos en el puesto de trabajo porque muchos de los síntomas pueden llegar a interferir con sus capacidades.

-Comportamiento errático bipolar

Cuando está en una fase maníaca una persona con bipolaridad suele tener una autoestima bastante elevada.

Se sienten invencibles en ocasiones, y no creen que puedan llegar a cometer error alguno. Las manifestaciones más habituales de comportamiento errático se dan en el ámbito festivo y sexual.

Los pacientes bipolares suelen gastar dinero en juergas, en salir, o tienen encuentros sexuales que en una circunstancia normal no tendría por qué suceder. La persona deja de tener en cuenta el resultado que pueden llevar a cuestas de sus actos, y toma unas decisiones que no suelen corresponder a su juicio sano, provocando la extrañeza de las personas que está en su entorno.

-Patrones de sueño irregular

Las personas con esta afección suelen tener problemas de insomnio. Durante una fase depresiva, pueden dormir por mucho tiempo y sentirse agotados todo el tiempo. Durante la fase de manía, la inquietud no deja dormir, y aun siendo esto así no llegan a sentir nunca cansancio.

Uno de los factores más relevantes en el tratamiento de la bipolaridad es tratar de dormir lo mismo cada noche, cumpliendo con unos horarios preestablecidos.

Depresión en la adolescencia: síntomas y diagnóstico

Depresión en la adolescencia: síntomas y diagnóstico

La depresión en la adolescencia puede deberse a muchos factores que pueden ir desde cuestiones hormonales hasta acoso en la escuela. Muchos padres de familia no le dan la suficiente importancia a los cambios emocionales que atraviesan los jóvenes durante la adolescencia ya que todo lo atribuyen a los cambios hormonales, en embargo, no siempre es el caso por eso es necesario mantener una comunicación y apertura con los jóvenes para averiguar más a fondo lo que sucede.

Hijos de padres autoritarios, distantes, que no tienen una buena comunicación con su familia, suelen ser los más afectados por la depresión, ya que el joven necesita un ambiente tranquilo, en donde reine el respeto y la tolerancia, también necesita a personas con quien apoyarse y platicar.

Sin embargo, muchos jóvenes especialmente los hombres suelen quedar atrapados en una cultura machista en donde “los hombres no lloran”, causando una inminente depresión.

Desafortunadamente no siempre la depresión es tomada con la seriedad que se merece, ya que muchos lo confunden con caprichos, tristeza común, etc., pero la depresión es un estado emocional profundo del cual es difícil y puede afectar al joven de manera significativa en su vida incluso llegando a tener pensamientos suicidas.

La depresión en la adolescencia puede deberse también a conflictos en casa como temas de peleas entre los padres y un ambiente hostil.

Si el joven está en una relación amorosa, la ruptura con la pareja también puede causar depresión pues es una etapa en la vida donde son más sensibles, también el fracaso en la escuela puede hacerlo sentir acorralado, muchos jóvenes padecen de trastornos del aprendizaje, como la dislexia que no ha sido diagnosticado lo que podría causar también depresión y frustración al no poder avanzar al mismo ritmo de sus compañeros.

El acoso escolar también causa depresión y frecuentes ganas de no querer ir a la escuela.

Para tener una noción si nuestro joven en casa está pasando por la depresión en la adolescencia, se pueden tomar en cuenta los siguientes síntomas:

  • Cambios repentinos de hábitos, como perdida o aumento desmedido del apetito, ya que puede significar depresión al no querer comer, o trata de sentirse bien comiendo mucho. También la falta de concentración, permanecer pensativo y callado, falta de sueño o también ganas de dormir todo el día.
  • Cambios emocionales como irritabilidad, tristeza, melancolía, pasividad, aislamiento, falta de motivación que a veces se confunde con pereza, también pueden tratar de compensarlo con conductas delictivas o consumo de drogas, alcohol, tabaco.
  • Baja autoestima que lo mantienen en un estado pasivo ante la vida, con problemas para confiar en sí mismo, perdiendo independencia y el control en su vida, también con temor a probar cosas nuevas, suele mantenerse encerrado en su zona de confort.

Hay que evitar empujar y presionar al joven a hacer cosas ya que puede resultar contraproducente, lo ideal es visitar un profesional para poder guiar al joven de nuevo por mejor estilo de vida bajando sus índices depresivos con ayuda de su familia.

 

Depresión Bipolar: cómo tratarla

Depresión Bipolar: cómo tratarla

La bipolaridad es un trastorno mental que afecta a una persona emocionalmente causando cambios radicales de ánimos muy intensos y espontáneos, variando las emociones como si se tratara de un interruptor que cambia sin previo aviso de un estado alegre y motivado, a uno irritable y deprimente sin motivo aparente.

Este trastorno afecta tanto a hombres como a mujeres, principalmente comenzando a partir de su adolescencia o a partir de los 25 años de edad. Aún no se sabe con exactitud qué es lo que produce esta enfermedad mental, pero por el momento se sabe que puede ser hereditaria aunque no necesariamente de padres e hijos, puede presentarse en cualquier generación sin respetar un orden.

De acuerdo a las observaciones científicas, se dice que la bipolaridad puede ser desencadenada por algunos factores como el parto, el consumo de fármacos antidepresivos o drogas, también la falta de sueño o insomnio puede dar lugar a padecer bipolaridad.

Los síntomas de la depresión bipolaridad suelen ser bastante evidentes ya que se tratan de estados de ánimos muy marcados que incluso puede llegar a impactar a la persona que sea testigo de la conducta de un bipolar, también comienza a afectar la vida cotidiana de quien la padece:

  • Falta de concentración en lo que hace, suele distraerse con bastante facilidad por lo que se le dificulta terminar de hacer una tarea determinada.
  • Puede tener episodios eufóricos donde quiera siempre participar en las actividad, ya que mantenerse haciendo algo ayuda a gastar esas energías y motivación que siente, ya sea haciendo un deporte, realizando proyectos de manera impulsiva como pintar la casa, hacer limpieza profunda en la casa a pesar de estar limpia.
  • A pesar de estar en un estado motivado y feliz, no puede evitar controlar su temperamento por lo que puede saltar de feliz a irritado de un instante a otro sin motivo aparente.
  • Tras haber estado motivado puede pasar a un estado depresivo profundo que provoca llanto, frustraciones, baja autoestima.
  • La fatiga puede atacarlo en cualquier momento, causando querer permanecer todo el día en la cama o sin hacer nada.
  • A pesar de querer estar con muchas personas y en fiestas durante su periodo positivo, puede tender inmediatamente a sentirse ganas de aislarse de las personas e incluso a tener baja autoestima y pensamientos suicidas.
  • Puede presentar insomnio y también sueño excesivo.
  • Pérdida de peso o aumento excesivo de peso.

Se puede tratar por medio de medicinas especializadas en el trastorno bipolar que van desde estabilizadores emocionales para evitar los altibajos extremos frecuentes, también la psicoterapia puede ser de gran ayuda tanto a la persona con bipolaridad como a la familia para poder informarse sobre cómo ayudar a la persona en cuestiones de cómo dormir bien, cómo tomar las medicinas, como observar los síntomas, como sobrellevar la enfermedad, etc.

La comprensión y el apoyo de la familia y amigos es vital para que la persona con bipolaridad pueda vivir de una mejor manera con ayuda de los médicos y personal profesional que mejorarán su calidad de vida.

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de depresión?

¿Cuáles son los diferentes tipos de depresión?

Es importante tener en cuenta que la depresión no afecta a todas las personas del mismo modo y las causas no son las mismas en todos los casos. Aunque el consenso a este respecto no es unánime, se pueden diferenciar varios tipos de depresión y padecimientos en atención a los síntomas de la depresión, su duración y las causas que los producen.

Los cuales tienen que ser atendidos mediante diferentes tipos o combinaciones de tratamientos. Aunque básicamente son la combinación de medicación y psicoterapia, las dos principales opciones en la mayoría de los casos, y casi siempre se logran grandes mejorías en las personas afectadas por este trastorno.

En general la depresión puede ser considerada como leve, moderado o grave según la gravedad o intensidad y duración de los síntomas.

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría, indica los criterios estándar para la clasificación de los trastornos psiquiátricos.

En psicopatía se pueden identificar tres categorías relacionados a la depresión:

  • Trastorno depresivo mayor: se trata de un estado de ánimo de tristeza, sin alteración de la realidad, que puede cursar con pérdida de apetito y otros síntomas característicos.
  • Distimia o Trastorno Distímico: en que el estado anímico del paciente queda retraído durante un gran periodo de tiempo, alternándose episodios de claridad con inapetencia.
  • Trastorno Bipolar: este trastorno, también conocido como depresión maniaca o síndrome depresivo maniaco se puede definir como cambios cíclicos constantes en el estado de ánimo, yendo de estados de ánimo bajos a estados de euforia o de ánimo elevados. Este trastorno es más infrecuente pero no por ello es poco grave.

Además existen muchas otras clasificaciones para este trastorno según el origen y los efectos sobre la persona, ya que hay que tener en cuenta que existe un amplio espectro de intensidad y alcance de este trastorno, como por ejemplo:

  • Trastorno adaptativo: propio de circunstancias provocadas por estrés o ansiedad.
  • Duelo patológico: experimentado en personas que no superan la muerte de seres queridos.
¿Qué enfermedades coexisten con la depresión?

¿Qué enfermedades coexisten con la depresión?

Una enfermedad que suele presentarse junto con la depresión, al punto de ser un síntoma de la depresión, es la ansiedad. Se trata de una respuesta natural de las personas ante un peligro, un mecanismo innato de defensa.

Sin embargo, la ansiedad patológica, como episodios redundantes, suele cursar junto con la depresión. El paciente en este caso puede experimentar sensación de ahogo y opresión en el pecho. Se suele dar en personas que han sufrido algún acontecimiento traumático y una de las soluciones viables pueden ser las técnicas de relajación y autocontrol.

El trastorno bipolar de la personalidad también es frecuente en personas que padecen depresión, especialmente si el origen de ésta es orgánico. En estos casos el paciente sufre de episodios de disociación de la personalidad, presentando comportamientos erráticos e incoherentes, acompañados de alucinaciones.

Debido a que la depresión suele producir trastornos en la alimentación, como pérdida de apetito y consecuente disminución del peso, es posible que se produzca la aparición de enfermedades en el sistema digestivo.

Por ello es importante establecer una dieta equilibrada que aporte todos los nutrientes y vitaminas necesarias para el normal desarrollo de la vida.

De hecho, algunas corrientes médicas alternativas procuran la curación de la depresión mediante el consumo de alimentos que suplen las deficiencias nutricionales de los pacientes.

Los estudios médicos que se están llevando a cabo en los últimos años asocian la coexistencia de la depresión con otras enfermedades, como el Parkinson y accidentes cerebro-vasculares. El curso de estas enfermedades conlleva el deterioro de la capacidad mental de la persona y en ocasiones son causa de depresión.

 

¿Cuáles son los síntomas de la depresión, que la causa y como se diagnostica?

¿Cuáles son los síntomas de la depresión, que la causa y como se diagnostica?

Para establecer qué tipo de depresión tiene cada paciente y diseñar un programa de recuperación útil, es preciso  conocer los síntomas que presenta quien la padece.

La depresión se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Un estado de ánimo de absoluta tristeza y desesperanza.
  • Pérdida de autoestima.
  • Ausencia de metas vitales.
  • Pérdida del apetito y del peso o comer en exceso y aumento de peso.
  • Estado de ánimo deprimido persistente (la mayor parte del día).
  • Pérdida del interés o placer por las actividades habituales que antes disfrutaba.
  • Insomnio o hipersomnia.
  • Agitación o enlentecimiento psicomotores.
  • Desgano y disminución de la energía durante la mayor parte del día.
  • Sentimientos de culpa excesiva e inutilidad.
  • Dificultad para concentrarse y tomar decisiones.
  • Pensamientos recurrentes de muerte y/o suicidio.

En general, el estado apático de los pacientes depresivos provoca la aparición de síntomas diversos, que no siempre responden a patrones preestablecidos, por lo que padecer algunos síntomas no implica que se sufra depresión.

¿Qué causa la depresión?

sintomas de la depresion y sus causas

La depresión puede estar generada por multitud de factores como atenuantes biológicos o acontecimientos vitales traumáticos.

La medicina moderna ha puesto de manifiesto que hay personas cuya carga genética favorece el que sean propensas a padecer depresión. Así mismo, la presencia de la enfermedad en el linaje familiar puede ser un influyente en su aparición.

La mayoría de las personas han padecido algún tipo de trastorno del ánimo en algún momento de sus vidas. Los cuales a veces vienen dados por acontecimientos traumáticos: la muerte de un ser querido, un accidente de tráfico, una separación matrimonial, entre otros detonantes. Estas son solo algunas de las causas que provocan la aparición del desánimo que posteriormente puede desencadenar estados depresivos.

¿Cómo se diagnostica la depresión?

como se diagnostica la depresion

El diagnóstico de la depresión debe ser realizado por profesionales cualificados, tras el sometimiento del paciente a las pertinentes pruebas clínicas y el estudio de los síntomas que presenta.

El auto-diagnóstico no solo está desaconsejado en todas las circunstancias, sino que además retrasa la solución al problema. Los estados anímicos depresivos pueden ser graves por lo que ante la observación de síntomas o una sospecha razonada se debe acudir a los profesionales cualificados para someterse a un examen médico.

Tras un estudio clínico inicial los facultativos descartan la aparición de síntomas debido a tratamientos farmacológicos, intoxicaciones o causas orgánicas que pudieran camuflarse bajo los indicios de la enfermedad. Este estudio incluye el examen de la historia clínica del paciente y el establecimiento de los síntomas concretos que se dan en él.

Entre los métodos de diagnosis depresiva con que se cuenta hoy en día están las baterías de cuestionarios, múltiples preguntas directas a las que el paciente debe responder.

Con estos cuestionarios se puede hacer un diagnóstico rápido, que se completa con un estudio clínico y el seguimiento del paciente durante un tiempo inicial.

¿Cuáles son los factores de riesgo asociados a la depresión y como se la trata?

¿Cuáles son los factores de riesgo asociados a la depresión y como se la trata?

Son múltiples los factores de riesgo asociados a la depresión: biológicos, genéticos, traumas, etc. La carga genética, contra la que poco se puede hacer, es un factor de riesgo que puede llevar a padecer depresión. Existen determinados genes en nuestras cadenas de ADN cuya carencia o presencia puede desencadenar la aparición de la enfermedad.

La alimentación también puede afectar en mayor o menor medida a los estados de ánimo.

Al respecto, los médicos aconsejan una alimentación equilibrada; puesto que el cerebro es el órgano del cuerpo que más recursos energéticos consume y una alimentación deficiente altera su funcionalidad.

Por otra parte, una baja autoestima, un estado anímico en que nos minusvaloramos y la caída en bucles de pensamientos negativos, supone un riesgo de padecer depresión.

Sufrir un acontecimiento traumático y no superarlo es una causa probable de depresión, por ello es fundamental mantener un estado mental sano, fomentando pensamientos positivos y no dejándose avasallar por ideas negativas, sino por el contrario buscar alternativas a los retos diarios y soluciones adecuadas para cada individuo y su problemática particular.

¿Qué medicamentos se utilizan para tratar la depresión?

depresion y medicamentos para tatarla

Las distintas formas de depresión que se pueden dar en las personas se tratan de diversa manera una vez se diagnostican. A veces, algunas sesiones de psicoterapia son suficientes para superar el estado anímico bajo o depresivo en el que un individuo puede estar sumido.

Sin embargo, en muchas ocasiones la medicina aconseja el uso de tratamiento farmacológico para paliar los efectos negativos de la depresión y de los síntomas de la depresión y procurar la recuperación del paciente.

Los antidepresivos son unos de los medicamentos más eficaces para el tratamiento de la depresión cuando ésta alcanza estados patológicos. Estos medicamentos se administran al paciente en atención, especialmente, a los efectos secundarios que presentan y considerando la coexistencia de la depresión con enfermedades ajenas a la misma.

La mayoría de los antidepresivos que se utilizan para combatir la depresión están relacionados con la inhibición de determinadas sustancias que intervienen en los neurotransmisores.

Cuando la depresión se diagnostica como de origen orgánico algunas de sus causas están relacionadas con la capacidad de las células cerebrales (neuronas) para comunicarse entre ellas. Por lo que algunos medicamentos antidepresivos actúan sobre el sistema neurológico.

No obstante, cuando la decadencia del estado anímico viene dada por situaciones no orgánicas, como estrés o cansancio, la primera solución pasa por aportar al organismo las vitaminas y nutrientes esenciales que necesita para desarrollar una actividad normal. Esto ya se sabía desde antaño, llegando a la actualidad a través de la medicina tradicional, como es el consumo de ginseng o jalea real.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest